RUBENS // La Policía Local de Nigrán realizando un control de alcoholemia en la calle Torrente Ballester.

La Dirección General de Tráfico (DGT) pondrá en marcha desde mañana lunes, 6 de junio, una campaña especial de control de la tasa de alcoholemia y de consumo de drogas entre los conductores que se extenderá hasta el domingo día 12.

Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil intensificarán, durante toda la semana, los controles de este tipo a conductores en las vías gallegas. Igualmente, se potenciará la colaboración con los ayuntamientos para realizar estas actuaciones en zonas urbanas, con especial incidencia en las zonas de ocio nocturno.

La Delegación del Gobierno recuerda que el alcohol es un factor concurrente o determinante en un tercio de los accidentes de circulación con víctimas mortales. Su presencia en la conducción multiplica entre 2 y 15 veces los riesgos de sufrir un siniestro y constituye un factor agravante de sus consecuencias.

En el año 2014, los análisis toxicológicos realizados a conductores fallecidos en accidentes de tráfico revelaron que un 39,09% de ellos presentaban una tasa de alcohol etílico en sangre superior a 0,3 g/l, un porcentaje que ascendía hasta el 39,88% en el caso de viandantes fallecidos por la misma causa.

La DGT ha detectado un cambio en el comportamiento de los ciudadanos que ha supuesto un descenso significativo de los positivos detectados en controles de alcoholemia en el último decenio. En España se pasó del 5,1% inicial al 1,7% diez años después y el propósito de la DGT es bajar del 1% los positivos en los controles preventivos, tal y como se fijó al diseñar la Estrategia de Seguridad Vial para el decenio 2011-2020.

Aparte del alcohol, se ha evidenciado que la presencia de drogas en el organismo afecta a las capacidades para una conducción segura, por lo que el consumo de sustancias psicoactivas será también objeto de control en esta campaña especial.

RESULTADOS DE CAMPAÑA ANTERIOR

En la campaña equivalente desarrollada en junio del año pasado se realizaron un total de 21.370 pruebas de alcoholemia y 156 de drogas en la red viaria gallega, resultando positivos 253 en alcohol y 59 en drogas.