La planta ornamental y la flor cortada cultivadas en el Baixo Miño cuentan ya con un sello identificativo que garantiza su calidad y sostenibilidad gracias a la iniciativa de la Diputación de Pontevedra y de la Asociación acuBam.

Esta distinción es parte de la nueva campaña lanzada para animar a la ciudadanía a comprar este producto de cercanías que constituye uno de los principales sectores en la actividad económica en esta comarca y que este año estuvo marcado por una profunda crisis con motivo de la pandemia de la Covid-19.

El vivero O Piñeiro fue el escenario escogido para la presentación, en la que la presidenta, Carmela Silva, hizo hincapié en el hecho de que este sector “é o futuro” porque “está moi vinculado ao que se está a demandar: a necesidade dunha economía diferente, na que pasemos de destruír a coidar o planeta”. Incidió en la importancia de este nuevo sello de calidad, cuya imagen fusiona una planta y una flor en varios colores, “que permite que a xente saiba que aí está o mellor”.

También destacó que el vídeo, en el que se pone de releve a la importancia de agasajar flores de la mano de una pareja de personas mayores y de las trabajadoras, “chega ás emocións”. “Animo á xente a que saiba que este é un sector potentísimo, de proximidade, sostible, que temos que coidar porque xera moita actividade e emprego, por certo emprego de mulleres, que son as protagonistas tamén do vídeo”.

La presidenta reconoció asimismo a labor de acuBam a la hora de unir a este sector en el Baixo Miño, “porque hai que agrupar sinerxías para ser máis fortes”, y reconoció la labor en este sentido de la anterior presidenta del colectivo, Patricia Fernández, así como de la actual, Mariví Álvarez, y subrayó que el apoyo de la Diputación al sector “é unha obriga; para iso xestionamos o público, para que a xente da terra viva mellor”. En este sentido, se congratuló del hecho de que el sector comienza a recuperarse de la crisis de la Covid.

En el acto participaron también las alcaldesas de O Rosal y Tomiño, Ánxela Fernández y Sandra González. La primera destacó que el sector de la planta y la flor “danos agora máis vida se cabe” y subrayó el papel estratégico que tienen las mujeres en estos cultivos “e que se ve neste vídeo”. El nuevo sello de calidad, “dálle máis valor engadido a este sector”. “Son moitas as traballadoras do noso pobo que están nese sector e temos que sumar para que espazo coma este se convertan  nunha realidade máis alá da vida que compartimos todas”. Por su parte, Sandra González, se refirió al crítico momento que pasó el sector en Tomiño, “e o epicentro da flor e planta ornamental en Galicia”, con la pandemia.

É  un orgullo apostar por unha economía verde, pegada ao chan e sostible, e diso fala este selo de orixe –apuntou-. Fala de que a planta que os consumidores van a mercar é unha planta case quilómetro cero; é unha planta galega, feita aquí que non ven doutros países. Queremos que as persoas consumidoras saiban que alá onde estea a planta do Baixo Miño vai estar identificada con ese selo de orixe de planta galega, sostible, cultivada e criada con amor por esta mans femininas que é o 90% da nosa man de obra e afortunadamente tamén agora cunha porcentaxe moi alta de empresarias”. También destacó que la actual campaña de valorización del producto y de consumo responsable “vaise repetir ao longo dos anos”.