Las obras de la primera fase de la reforma integral de la plaza de abastos de O Porriño ya concluyeron y los placeros volverán a atender al vecindario en sus puestos de venta desde este martes.

La mejora atendió una antigua demanda de vendedores y usuarios, la renovación integral del pavimento y de las instalaciones de fontanería, saneamiento e infraestructura eléctrica, así como la incorporación de iluminación led y sistemas digitalización. Se trabajó también en la reparación de daños estructurales que presentaba el edificio, tanto en el interior como en el exterior, manteniendo siempre la esencia de la obra de Xosé Bar Boo.

Recordamos que esta sólo es la primera intervención de un proyecto de renovación global que afectará también al entorno, mejorando los espacios colindantes, reordenando la circulación, habilitando espacios de aparcamiento y renovando la fachada. Todo esto en el marco de un proyecto que cuenta con un presupuesto de 231.000 euros financiados en el 80% por la Xunta de Galicia a través de la consellería de Economía, Industria e Innovación.

Una vez finalizadas, la actividad se retomará en el edificio este martes con un acto inaugural al que está invitado todo el vecindario de O Porriño. Con motivo del traslado de los puestos de venta a su ubicación original, permanecerán cerrados los de pescado y frutería hasta el martes y las carnicerías y floristerías también cerrarán el lunes.