La terapeuta tomiñesa, Ana Giráldez

En una entrevista que le realizamos hace un par de meses, la tomiñesa Ana Belén Giráldez, terapeuta emocional, nos dio consejos para confiar, creer, aceptar, valorarse a uno mismo y nunca rendirse ante cada deseo, meta o proyecto que nos propongamos conseguir.

Hoy Ana nos habla de la importancia de las pequeñas cosas que nos rodean a nuestro alrededor, que nos pueden aportar mucho y aveces ignoramos sin darles importancia ni valor.

1. Háblanos de esas pequeñas cosas en las que debemos centrarnos para que nos aporte positividad en nuestra vida.

Simplemente el poder levantarte todos los días de tu cama, verte al espejo y realizar tu día a día, eso es símbolo de que estás vivo, de que tienes la oportunidad de seguir haciendo cosas y luchar por mejorar.

El coger un teléfono y hablar con la gente que queremos, sean los kilómetros que sean, nos permite estar con la persona querida, aunque sea una videollamada. Hagamos que esas cosas nos deán utilidad positiva, no dejemos que el tiempo nos vaya distanciando de la gente que queremos. A veces escribir una simple carta es algo muy valioso para expresar emociones y sentimientos.

2. ¿Que nos pueden llegar a dar esas pequeñas cosas?.

Además de transmitirnos ganas, y sobretodo, bienestar, nos hacen ser bondadosos y apreciar lo más pequeño. En muchas ocasiones podemos confundir una pequeña cosa y exigir a esa cosa pequeña que nos dé mucho, y, a veces, sin darnos cuenta nos basamos más en lo material que en la esencia natural.

3. Ofrécenos un ejemplo

Os voy a dar un ejemplo que lo tenemos muy presente. Hace poco fueron las navidades en las que se celebraron los sorteos de la lotería de Navidad y de El Niño. Escuchábamos muchos comentarios que son muy comunes, como que «si toca, que toque bien», «si me toca, dejo de trabajar», «me doy las mejores vacaciones»… etc. No podemos negar que esa ilusión la tenemos todos de que nos toque algo, sobre todo en estos momentos de cómo se está poniendo todo de difícil. El dinero claro que es necesario, pero no es lo todo. Mucha gente se basa que el dinero lo puede arreglar todo y no es así. El dinero puede cubrir nuestra parte de necesidades económicas, pero no las emocionales. ¿Cuánta gente que era millonaria y ahora está destruida, en bancarrota y hundida emocionalmente?.

Querer que nos toque la lotería para vivir más holgados es una cosa, y pedir para creer que nos va a dar la vida plena es otra. Es una auténtica equivocación

4. ¿Cuáles son tus pequeñas cosas en las que tú te basas en tu día a día?

Escuchar música a diario, no importa el estilo, me aporta mucha energía, eso sí, canciones movidas, las canciones que me pueda transmitir tristeza, no. Me encanta cocinar, y cuando estoy estresada me relaja, al igual que estar en contacto con la naturaleza. Hacer una caminata por el monte y abrazarse a un árbol un par de minutos libera tensión negativa que podemos descargar. Es buenísimo gritar en alto en medio de la naturaleza cuando tenemos tanta presión acumulada de problemas o agobios. Ese es un buen ejercicio de terapia, sacar lo negativo que nos está marchando en ese momento.

Otra de esas pequeñas cosas, es poder ver una simple película al lado de tu familia. Coger el teléfono y hablar con tus seres queridos dos o tres veces al día. Llegar a mí trabajo, realizarlo contenta, y dar gracias de tenerlo día a día.

5.Para finalizar, ¿Qué le aconsejas a todas las personas que lean esta noticia?

Decirle «te quiero» a la persona que amamos. Darle un abrazo a alguien a quien queremos, porque a lo mejor hoy lo das tú, pero mañana lo vas a recibir, y si lo recibes en un mal momento, ese abrazo te ayudará a sobrellevarlo. Dar gracias todos los días por lo que tenemos. Cuando nos hagamos una foto, sonreír, y cuando estemos mal, ver esa foto y valorar lo maravilloso que somos. La sonrisa es nuestro mayor tesoro de supervivencia emocional.