CEDIDA

La Xunta de Galicia, en colaboración con el Concello de Baiona, minimizará los riesgos de inundaciones en el camino de As Monxas y en el camino Pouquena, en Sabarís, con una inversión autonómica de 600.000 euros.

El Consello de la Xunta autorizó la firma de un convenio de colaboración entre Augas de Galicia y el Concello de Baiona para impulsar las obras de mejora del drenaje en estos dos viarios situados en las cercanías de la desembocadura del río Groba e identificados como de riesgo potencial significativo de inundación.

Según el convenio autorizado por el Gobierno gallego, la entidad hidráulica de la Xunta asume íntegramente la financiación de las actuaciones destinadas a reducir los efectos negativos de las inundaciones en esta área. Las obras estarán cofinanciadas con Fondos Feder 2014/2020. Augas de Galicia llevará a cabo la contratación y ejecución de las obras, así como su dirección y gestión hasta completar su finalización.

Las actuaciones del convenio

Los caminos de As Monxas y Pouquena son dos viarios situados en las cercanías de la desembocadura del río Groba que presentan un historial de frecuentes inundaciones. La deficiente red de drenaje de pluviales existente en la zona, que desemboca en A Foz do Miñor, se ve habitualmente superada durante los episodios de lluvias, inundándose los viarios y las construcciones colindantes; este hecho se ve agravado cuando las precipitaciones abundantes coinciden, además, con la pleamar.

Las actuaciones objeto del convenio autorizado por el Ejecutivo autonómico, que buscan minimizar las inundaciones en este entorno, están recogidas en el Plan de gestión específico realizado en el área de riesgo potencial significativo de inundaciones del río Groba, en el que Augas de Galicia recogió las distintas opciones para el desarrollo de intervenciones que contribuyan a minimizar el riesgo de inundación.

Los trabajos contarán con un plazo de ejecución de 5 meses y consisten en la reforma de la red de pluviales existente a través de la ejecución de 4 colectores, lo que permitirá mejorar su capacidad de desagüe en las condiciones más desfavorables, con la coincidencia de la pleamar con fuertes precipitaciones.