ALFREDO

La Xunta tiene previsto iniciar a comienzos de otoño las obras destinadas a reducir el riesgo de inundaciones de los ríos Miñor y Zamáns, en Gondomar, que supondrán una inversión autonómica de 2,6 millones de euros.

Así se lo trasladó la directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, al alcalde de Gondomar, Francisco Ferreira, en una reunión en la que abordaron las aficiones al tráfico que supondrá la ejecución de los trabajos y la propuesta alternativa de desvío realizada por el Concello.

En el encuentro, Teresa Gutiérrez le recordó al regidor municipal que el proyecto aprobado por Augas de Galicia, al que el Concello le dio el visto bueno, recogía ya un plan de desvío del tráfico que ahora la administración local rechaza.

Incidió en que la Xunta evaluará la viabilidad de la nueva alternativa de desvío trasladada este jueves por el Concello, teniendo en cuenta que afecta a carreteras de titularidad de la Xunta y a las rutas del transporte escolar.

La directora explicó que, una vez sea evaluada la propuesta que formuló el Concello y, en su caso, validada, será cuando se puedan iniciar las obras para reducir el riesgo de inundaciones en los ríos Miñor y Zamáns, «actuaciones muy necesarias que acumulan retraso por la negativa del Concello al plan de tráfico propuesto inicialmente por la Xunta». Los trabajos tienen un plazo de ejecución de 12 meses.

Actuaciones necesarias para reducir el riesgo de inundaciones

Hace falta recordar que las cuencas de los ríos Miñor y Zamáns forman parte de un área de riesgo potencial significativo de inundación y la Xunta quiere contribuir a aminorarlo mediante esta actuación que se ejecutará en el marco de un acuerdo de colaboración con el Concello.

Para conseguir este objetivo, se prevé acometer actuaciones estructurales para mejorar el drenaje en la zona en la que la confluencia de los ríos Miñor y Zamáns incrementa el riesgo de las crecidas.

Las intervenciones se enmarcan en la colaboración de la Xunta con el Concello de Gondomar, por la que la Administración autonómica se comprometió a ejecutar y financiar íntegramente las obras, mientras que el municipio asumió el deber de poner los terrenos a disposición.

Las obras se ejecutarán en el trecho del río Miñor que va desde el puente de la avenida del Conde de Gondomar -aguas arriba del antiguo colegio- hasta el puente de la avenida Curros Enríquez; y en el trecho del río Zamáns que va desde el puente de la avenida Elduayen hasta su desembocadura en el río Miñor.

Para eso se llevará a cabo la demolición de ese puente de la avenida Curros Enríquez, con la construcción de un nuevo viaducto con más amplitud que permita aumentar la capacidad de desagüe frente a las inundaciones; y la ejecución de un canal de alivio bajo el nuevo viaducto, conectando los ríos Zamáns y Miñor.

También se procederá a la elevación de la altura del muro del río Zamáns; al rebaje para eliminar el relleno junto al campo de fútbol, en el margen izquierdo del río Miñor; y a la limpieza de los canales de ambos dos ríos, a la recuperación del bosque de ribera o a la adecuación y mejora de la zona del paseo Carlos Casares.

Estas intervenciones están cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea, en el marco del programa operativo Feder Galicia 2014-2020.