ALFREDO

La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, informó hoy del inicio del proceso de información pública del nuevo tramo de la vía de altas prestaciones (VAP) de Tui-A Guarda a su paso por el Concello de Tomiño, entre Estás y la carretera autonómica PO-350 en Sobrada, y que hoy se anuncia en el Diario Oficial de Galicia a efectos expropiatorios y evaluación de impacto ambiental.

La conselleira explicó que se trata del tramo intermedio de la vía de altas prestaciones, una autovía de 8 kilómetros de nuevo trazado, para la que se prevé una inversión de la Xunta de 72,8 M€, que se eleva a los 78,5 M€ con las expropiaciones de las cerca de 1.000 fincas afectadas.

Vázquez Mourelle, junto con el director de la Axencia Galega de Infraestruturas, Francisco Menéndez, presentó la actuación con la alcaldesa, Sandra González, y precisó que desde mañana y hasta el 25 de marzo los vecinos e interesados podrán trasladar sus aportaciones.

A partir de ahí se continuarán los trámites de análisis de las propuestas recibidas para la aprobación definitiva del trazado e impacto ambiental a principios del próximo año.

Este tramo de la vía de altas prestaciones de Tui-A Guarda, que unirá el núcleo de Estás con la carretera autonómica PO-350 a la altura de Sobrada, tendrá características de autovía, con doble carril en ambos sentidos y con una velocidad de proyecto de 100 km/ hora.

Ethel Vázquez incidió en la utilidad que supondrá esta intervención para los vecinos de Tomiño, gracias a la red de enlaces diseñados a lo largo de sus algo más de 8 km. La autovía dispondrá de 5 enlaces, lo que ofrecerá una gran conectividad con la red local, supondrá la construcción de 7 nuevas rotondas, tendrá 5 viaductos dobles y 10 pasos, superiores e inferiores.

La titular del departamento de la Xunta destacó que en el diseño de la autovía se incluye, como elemento singular, un falso túnel de 260 metros de longitud para restituir las vías existentes a la misma cota, y preservar a nivel paisajístico la singular escuela indiana Aurora del Porvenir.

La conselleira subrayó que esta actuación de la Xunta permite avanzar en el desarrollo por fases de una infraestructura estratégica para la vertebración del Baixo Miño. Así se refirió a la contratación del nuevo enlace con la A-55, que incorpora la conexión con el polígono de Areas, licitada en enero de este año, con una inversión de 21,2 millones de euros, para iniciar en verano. El plazo de recepción de ofertas de las empresas, finaliza la próxima semana, el día 19.

Avanzó que este año se redactará también el proyecto constructivo que dará continuidad a esas actuaciones hasta la PO-350, en Tomiño. Además, informó de los trabajos que se desarrollan en el tramo Estás-Goián, la llamada recta de Figueiró, analizando los alegatos para conseguir el mejor diseño del desdoblamiento que se va a hacer de la carretera PO-552.

Precisamente, también en la PO-552, a su paso por Tomiño y Tui, el departamento que dirige va a realizar una inversión de más de medio millón de euros para ejecutar una obra de mejora de la seguridad vial, enmarcada en la estrategia de eliminación de los trechos de concentración de accidentes de la Xunta. La intervención está ahora mismo en plazo de presentación de ofertas y están convocados para el mes de marzo los propietarios de los terrenos para el levantamiento de actas previos a la ocupación, lo que permitirá iniciar las obras en verano.

Remarcó que el departamento que dirige está desarrollando toda una programación realista y viable, abordada con los alcaldes de la zona y agentes implicados, para los 14 km de trazado que restan para completar este eje de comunicación estratégico para las comunicaciones del Baixo Miño. El Gobierno gallego puso en servicio en 2014 el trecho entre Goián y A Guarda, con una inversión de 60 M€ en los momentos de mayores restricciones económicas de la Xunta, recordó.

Una vez completada la VAP Tui-A Guarda, apuntó, los tiempos de recorrido se acortarán a más de la mitad entre Tui y Tomiño, pasando de los 19 minutos actuales a poco más de 9.

Vázquez Mourelle expuso que esta planificación va acompañada de importantes compromisos de gasto en los próximos años, como recogen los Presupuestos de la Xunta para 2020, con una partida de más de 3 M€ para la VAP del Baixo Miño en el presente ejercicio, y futuros por más de 50 M€.