ALFREDO // Aeropuerto de Vigo

El Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible destacó ayer, a través del director general de Aviación Civil, David Benito, que los aeropuertos gallegos cerraron 2023 con 5.910.000 de pasajeros, lo que supone un incremento del 13% con respecto al 2019, año previo a la pandemia.

Lo hizo en la reunión del Comité de Coordinación Aeroportuaria de Galicia que, bajo su presidencia, reunió a representantes de la Xunta de Galicia, de los Concellos de A Coruña, Santiago y Vigo, de la Delegación del Gobierno en Galicia, del Consejo de Cámaras de Comercio de Galicia, de la FEGAMP (Federación Gallega de Municipios y Provincias) y de Aena, para analizar la situación actual de las tres terminales gallegas.

El Aeropuerto de Santiago-Rosalía de Castro creció el pasado año hasta los 3.5 millones de pasajeros, cifra que representa un incremento del 9,2% con respecto al año 2022, que a su vez ya había registrado récord anual de pasajeros.

El Aeropuerto de Vigo, por su parte, recuperó ya su tráfico de pasajeros prepandemia y cerró 2023 con 1.136.157 pasajeros, un 19,2% más que en 2022.

Por lo que se refiere al Aeropuerto de A Coruña, este creció el año pasado un 29,9% en tráfico de pasajeros, con un total de 1.252.022, y ya ha recuperado un 93% de los datos de 2019.

En esa misma línea, se puso en valor el crecimiento del número de pasajeros en el primer trimestre de 2024 en los tres aeropuertos: Santiago-Rosalía de Castro, en un 1,1%; A Coruña, en un 4,4% y Vigo, en un 5,1%.

En este sentido, Aena ha aprobado un plan de incentivos a tres años para impulsar el incremento de la oferta. En los aeropuertos que tuvieron menos de tres millones de pasajeros en 2023, como es el caso de A Coruña y Vigo, las aerolíneas quedarán exentas de pagar la tarifa por pasajero de todos los viajeros adicionales a los de 2023 durante tres años consecutivos.

Obra de regeneración del pavimento en el Aeropuerto de Vigo

En la reunión también se habló de los detalles de la obra de regeneración del pavimento en el Aeropuerto de Vigo, que supondrá la demolición de más de 29.000 metros cúbicos de pavimento y la extensión de cerca de 71.000 toneladas de asfalto.

La obra, que supondrá una inversión neta de 23,6 millones de euros y tendrá una duración de nueve meses, obligará a que se cierre el aeropuerto al tráfico aéreo entre el 6 y el 30 de mayo, siempre en coordinación con compañías aéreas y agentes implicados.