Festa Fareleira CEIP Pintor Antonio Fernández de Goián

La difícil situación actual derivada de la pandemia del COVID-19 impidió que este año se pudieran celebrar el tradicional Venres de Foliada de Tomiño y el reconocido Entroido de Goián, pero el espíritu del carnaval pudo mantenerse este año en los centros educativos del municipio adaptándose a las circunstancias y de manera que se pudiera cumplir con los protocolos sanitarios.

En el IES Alonso Ríos aprovecharon la ocasión para hacer un homenaje a las consideradas actividades y profesiones esenciales, por lo que cada grupo y aula se disfrazó de una profesión diferente: enfermeros, profesores, cuerpos de seguridad… Todos los grupos pasaron por un photocall para hacerse fotos y realizar alguna pequeña performance. Para cumplir con el protocolo sanitario, en el photocall se colocó una cámara que se conectó con todas las aulas y permitir que de este modo todos los alumnos pudieran ver los disfraces de los demás.

En el CEIP Pintor Antonio Fernández de Goián mantuvieron esta semana el tradicional “entruidón”, mandando traer cada día una cosa diferente, tanto al alumnado como al profesorado. Este año la festividad está centrada en la inclusión, en la que cada aula marcó la diferencia con sus disfraces en un pase privado en el patio. Los más pequeños hicieron la fiesta fareleira y destacó también el trabajo de investigación realizado por el alumnado de 6º de Primaria, que se encargó de indagar en los orígenes del carnaval desde una perspectiva mundial hasta los comienzos de la festividad en la villa de Goián. Este trabajo está recogido en un vídeo disponible en la página web del centro.

En el CEP Plurilingüe Pedro Caselles Beltrán decidieron también mantener un pequeño desfile en el recreo manteniendo los grupos estables de convivencia, y la mañana se completó con un taller de máscaras de carnaval, el visionado de filmes relacionados con el carnaval y una chocolatada con churros. La temática escogida en el CEIP de Barrantes fue el cuidado del medio ambiente, el reciclaje y la alimentación saludable, realizando diversas actividades relacionadas con esta temática. Este viernes cada grupo salió al patio disfrazado cada uno de un animal en peligro de extinción diferente y el Meco fue representado por un árbol que será plantado en un futuro.

En el CEIP de Sobrada se optó por cancelar el desfile, lo cual no impidió una celebración adaptada a las circunstancias en la que los niños pudieran ir disfrazados a la escuela con temática libre, mientras que en el CEIP de Tebra sí que optaron por salir al patio debido al buen tiempo y a la posibilidad de mantener el distanciamiento entre los grupos. Esta semana tuvieron que cumplir los mandatos del Meco, que este año será “indultado” de la hoguera, que estuvieron basadas en las emociones, cada una representada por un color. Se optó por animar a los niños a ir disfrazados con prendas y complementos que tuvieran por casa con el objetivo de fomentar su creatividad.

En cuanto al CRA Mestre Manuel Garcés, la pandemia impidió que el alumnado de las 13 escuelas unitarias pudiera reunirse como era habitual, pero se mantuvieron las actividades relacionadas con el carnaval en cada uno de los centros. Este viernes los niños fueron disfrazados con un estilo libre y pudieron disfrutar de unas estaciones de juego muy vistosas con las que hacer distintos juegos y actividades.