Los datos de diversos estudios que se están realizando evidencian el impacto del confinamiento y, por supuesto, de la crisis económica que tendrá consecuencias sociales y de salud para las que tenemos ir preparándonos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió ya a mediados del año pasado de las consecuencias para la salud mental que está teniendo la COVID-19 en el mundo y las que va a tener en el futuro, con un posible aumento de suicidios y de trastornos, e instó a los distintos gobiernos a no dejar de lado la atención psicológica.

Según el Circulo de Podemos en O Val Miñor, «en la Sanidad Pública gallega hay menos de cuatro psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes, lo que provoca la demora en la atención y una mayor periodicidad entre consultas. Estas deficiencias en el sistema público no dejan otras alternativas a los pacientes que la medicación, o la sanidad privada, a la que la gran mayoría de la ciudadanía no puede acceder».

«Ante esta situación, -dicen desde los Círculos de Podemos de Baiona, Nigrán y Gondomar – proponemos apostar por el refuerzo de la Salud Mental en la línea que marca el Plan de Salud Mental de Galicia PostCOVID19 del SERGAS, que toma como referencia el Plan de Acción sobre Salud Mental 2013-2020 de la OMS y sugerimos tres líneas de actuación que se resumen en los acuerdos que acabamos de exponer en nuestra propuesta y que se están presentando en otros Concellos de toda Galicia».

Acuerdos que formulan desde la agrupación morada:

  1. Que el Pleno de los respectivos Concellos inste al SERGAS y al Gobierno de la Xunta de Galicia a la ampliación del área de psicología del centro médico común del PAC Val Miñor.
  2. Solicitar por parte de los Concellos al Gobierno de la Xunta de Galicia y al SERGAS a la creación del ETAC (Equipo de Tratamiento Asertivo Comunitario) en el centro médico de referencia en el Val Miñor, con el objetivo de garantizar el servicio de salud mental a domicilio de pacientes y usuarias de los tres municipios.
  3. Instar a la Xunta de Galicia a realizar una diagnosis sobre el impacto de la COVID19 en la salud mental de la población gallega que refleje la realidad de nuestros Concellos.
  4. Diseñar un plan de salud mental municipal con el fin de dotar a los Concellos del Val Miñor de una estrategia para abordar las políticas de mejora en este ámbito que incluya:
  • La Creación de un Gabinete Psicológico Municipal para complementar y coordinarse con el servicio que tenga que prestar el ETAC a los distintos pacientes y usuarios de los Concellos.
  • Un programa de asesoramiento y apoyo en salud mental a entidades sociales y profesionales que facilite la detección precoz de problemas psicológicos durante sus actividades.
  • Apoyo a las entidades que trabajan en la inserción sociolaboral y psicosocial de las personas con problemas de salud mental, para reforzar los servicios y programas de acompañamiento y orientación en el ámbito laboral a las personas afectadas, bajo supervisión pública y cláusulas sociales.
  • Desarrollo de las competencias municipales en materia de salud y sanidad. Reivindicación del papel de los Concellos en materia de promoción de la salud, hábitos de consumo y salud ambiental.
  • Reactivación de todos los órganos de participación de nuestros Concellos para la elaboración de planes de salud mental con la participación de profesionales de la red de salud mental pública, personas relevantes del campo de la salud mental en nuestros municipios y personal con experiencia propia.
  • Integración de nuestros Concellos en los órganos de participación que desde el SERGAS y las distintas administraciones van a desarrollar y evaluar las distintas líneas del Plan de Salud Mental de Galicia PostCOVID-19 2020- 2024 del SERGAS.
  • La realización de campañas de sensibilización y contra la estigmatización de las personas con problemas de salud mental.