La falta de titulados para embarcar en pesqueros es un problema que está afectando seriamente a la flota gallega, y no sólo a ella, sino que es una problemática común, tal y como quedó reflejado en la visita que realizó recientemente una delegación japonesa a A Guarda.

De esta forma, y conscientes de la necesidad de promover y dar a conocer esta profesión para intentar captar a las nuevas generaciones, el presidente de Orpagu, Joaquín Cadillla, y la directora de la organización, Juana Parada, aceptaron la invitación del Centro Integrado de Formación Profesional del Mar, en Gijón, para dar una charla a sus alumnos y firmar un convenio de colaboración.

La conferencia, que fue seguida por un centenar de alumnas y alumnos del centro, dejó claro el interés de los estudiantes por el palangre de superficie de altura, un segmento de flota poco conocido para ellos y que les brinda una experiencia en el mar que muchos anhelan.

Posteriormente, el presidente de Orpagu, Joaquín Cadilla, y el director del centro, Indalecio Estrada,  firmaron un convenio de colaboración, mediante el cual los palangreros guardeses facilitarán el embarque de los recién titulados y les ayudarán a completar los días de mar que necesitan para poder ejercer la profesión de patrón de litoral, patrón de altura, mecánico naval y mecánico naval mayor.

Para validar su título y poder trabajar, los estudiantes que aprueben todas las asignaturas deben acreditar una media de 365 días de mar. Un curriculum práctico que muchos tienen dificultad para sacar adelante, por lo que necesitan del apoyo y colaboración de asociaciones de armadores como Orpagu.

Por su parte, el centro de formación asturiano se compromete a poner en contacto a ese porcentaje de alumnos con interés real en trabajar en el sector pesquero con la organización que preside Joaquín Cadilla para que los intereses de estudiantes y armadores converjan en una colaboración laboral.

Según destacó el director del centro, Indalecio Estrada, el contacto con la Organización de Palangreros Guardeses se realizó en la feria Conxemar y surgió por el conocimiento y las buenas referencias que tenía de la organización a través de Francisco González, el actual director general de Pesca del Principado de Asturias que fue profesor del centro durante varios años.

El primer contacto con Orpagu fue muy positivo y la charla que tuvo lugar ayer en Gijón, según destaca el propio director, «fue de gran interés para los alumnos del centro». De hecho, señala, alguno ya ha pedido contactar formalmente con la organización guardesa para embarcar en algunos de sus palangreros.

La falta de titulados, un problema global

La falta de titulados en la actividad pesquera es un problema que se ha agravado en los últimos años y que ha generado no pocos debates. Como quedó reflejado en la visita realizada recientemente por técnicos japoneses de las universidades de Tokio y Noruega a la sede de los palangreros guardeses, se trata de una dificultad a la que tampoco ellos son ajenos.

De hecho, según explicaron, en el caso de Japón los patrones de barcos tienen una media de edad que supera los 70 años, precisamente por la falta de relevo generacional.

Conscientes del problemas, Orpagu lleva varios años pensando y dando forma a una serie de iniciativas destinadas a hacer más atractiva la profesión. En este sentido, han mejorado la habitabilidad de los buques y están realizando una importante inversión en mejorar la comunicación satelital  con el objetivo de que los trabajadores puedan mantener una relación en tiempo real con sus familias, a través de las redes sociales y de programas como skype.

Otra acción desarrollada por la Organización de Palangreros Guardeses es la promoción interna, pagándole los estudios a los mejores marineros para que saquen la titulación de patrón.