GOOGLE MAPS

El gobierno de la Diputación de Pontevedra aprobará este próximo lunes el convenio con el Concello de O Rosal que supone el arranque del esperado proyecto de movilidad segura y peatonal en la EP-3303 entre Tabagón y Goián (Tomiño).

Se trata de una inversión fundamental para O Baixo Miño, bajo la filosofía de recuperar los espacios para las personas, y que se traducirá en la reconversión integral de esta carretera, contribuyendo a fomentar la vida rural y mejorar sus posibilidades de comunicación de una manera sostenible, potenciando una alternativa al vehículo privado que es la bicicleta.

El proyecto total se realizará en tres fases y el convenio que se aprueba el lunes permitirá abordar el primer trecho, un tramo de cerca de 1,7 kilómetros de los 4,5 que tiene la carretera. Esta primera actuación cuenta con un presupuesto de 650.444 euros, de los que la Diputación aportará el 80% y el Concello el 20%.

Esta vía cuenta con una importante movilidad a pie, tanto de peregrinos, que buscan conectar con la variante de la costa, como de personas que acuden a Tomiño, pero se caracteriza por un intenso tráfico que imposibilita que ese uso peatonal se pueda realizar con plenas condiciones de seguridad. Ahora, con este proyecto, se modificará la sección de la carretera con el que se podrá acometer la creación de un carril peatonal y ciclista.

Además, se instalarán reductores de velocidad, se renovará la red de drenaje y se hará la canalización enterrada para la renovación de la red de alumbrado público. En la zona de la Escuela Unitaria se ejecutará una plataforma de hormigón en una única rasante compartida para vehículos, personas y bicicletas con prioridad peatonal. También, con las obras proyectadas, se quiere contribuir a la reducción de emisiones (Gases Efecto Invernadero), fomentando el transporte público, ciclista y peatonal, disuadiendo de vehículos emisores de gases con la reducción de la velocidad máxima a 30 kilómetros hora.