La Xunta pide la colaboración de ciclistas para conseguir un diseño del carril bici de la PO-552
FOTO BANDALLO // Un grupo ciclista circulando por el carril bici a su paso por As Mariñas, Oia.

Desde la finalización de las obras del carril bici que une las localidades de Vigo y A Guarda, la senda para que los ciclistas circulen no ha dejado de levantar polémica y ha provocado divisiones de opiniones a favor y en contra.

Primero fueron las expropiaciones que a día de hoy, todavía no se han abonado. Luego le tocaría el turno a los famosos separadores de hormigón, que los propios deportistas los definen como “bloques de la muerte”, y ahora, al estado en el que se encuentra el carril bici, con un mal mantenimiento, lleno de grietas, hiervas y piedras que hacen impracticable su uso.

Ayer mismo vivíamos en Oia otro de los muchos accidentes que nos ha dejado esta obra, todavía sin inaugurar por las autoridades de la Xunta, en la que un ciclista portugués sufría una caída al chocar con un vehículo que salía de una propiedad.

Al parecer y según la Xunta, el polémico carril bici tiene los días contados ya que mañana comenzarán las obras de reforma que paliarán los continuos accidentes y las quejas de los vecinos y ciclistas que transitan por él.

Con todo ello la Xunta, a través de la Consellería de Infraestructuras y Vivienda, inicia mañana las obras de refuerzo de la seguridad viaria y de reforma del carril bici de la carretera entre Vigo, Baiona y A Guarda (PO-552), que supondrán una inversión de 800.000 euros.

Se trata de una actuación que pretende compatibilizar las necesidades de los peones, de los ciclistas y de los conductores y que estará finalizada a finales de este mismo año.

Las obras consistirán en el relevo de los actuales separadores de hormigón presentes en esta vía por otros de goma rebasables, que amplían el espacio a lo que puede recurrir el ciclista deportivo en caso de necesidad. Además, se dotará esta carretera de arcenes más anchos, en las que será posible la práctica del ciclismo deportivo, mientras que el carril bici se estrechará y quedará convertido en una senda mixta de utilidad tanto para peatones como para ciclistas turísticos.

Por último, se intensificarán la señalización en las calles y arcenes para concienciar y sensibilizar a todos los usuarios sobre la importancia de respetar a todos los usuarios de las carreteras.