La Festa da Arribada volvió a romper todas las estadísticas y un año más, pese al mal tiempo, más de 160.000 personas se acercaron a Baiona para trasladarse al año 1493.

Los chubascos que cayeron en el mercado medieval restaron público pero no el constante “goteo” de visitantes a lo largo de los tres días de celebración. A pesar de que disminuyó la afluencia del pasado año en 40.000 personas, la Festa da Arribada no defraudó y se pudo disfrutar de todos los actos preparados para la ocasión.

Cabe resaltar también la buena acogida del parking en Porto do Molle (Nigrán). Las lanzaderas disponibles para la ocasión trasladaron desde Nigrán a 1.860 personas el sábado, (1.400 en 2016) y 1.100 el domingo (2.000 en 2016).

A falta de confirmación oficial se espera que la Festa da Arribada deje unos buenos resultados económicos durante los tres días de celebración, ya que el año anterior dejó unos beneficios de más de un millón de euros y 150 contratos.