Más de 500 personas visitaron a Cabeciña en Agosto

Más de 500 personas visitaron A Cabeciña (Mougás-Oia) durante la campaña arqueológica desarrollada en el mes de agosto, una iniciativa enmarcada en el proyecto Costa dos Castros en la que participó un equipo de técnicos y voluntarios de varios países.

Según datos reunidos por Costa dos Castros, un total de 530 visitantes acudieron a la zona durante las mañanas de martes a viernes (incluidas las visitas guiadas de las 12.00 horas) o bien en los horarios de las visitas del fin de semana (12.00 y 19.00 horas los sábados y domingos). Del medio millar de visitas contabilizado, la gran mayoría (alrededor del 80%) acudió al itinerario interpretativo, mientras que el resto hizo la visita por su cuenta.

Unas 20 personas al día se animaron a visitar la Cabeciña para conocer los petroglifos, la muralla y las excavaciones en el castro. Los visitantes más frecuentes fueron grupos y familias y destaca el hecho de que hubo asistentes de todas las edades: niños pequeños acompañados por sus padres, personas de mediana edad y mayores.

A Cabeciña es un recinto abierto y, por lo tanto, recibe visitas a cualquier hora y todos los días. A cuyo objeto, Costa dos Castros es consciente de que las visitas reales superan a las cifras contabilizadas, pues estas últimas no incluyen datos de los lunes, jornada de descanso, ni de las tardes de los días laborables.

“Estamos muy satisfechos con los resultados de las visitas, la verdad es que superaron nuestras expectativas” comenta Xosé Gago, coordinador del proyecto Costa dos Castros. Del mismo modo, el equipo quiere manifestar su agradecimiento por la buena acogida de la “andaina vecinal” de cierre de la campaña, que reunió el domingo 30 de agosto a unas 60 personas que pudieron conocer de buena tinta los resultados de las excavaciones. “En total pienso que en la Cabeciña podremos superar las mil visitas anuales, entre las que llevamos y en lo que queda de año” afirma Gago.

Origen de las visitas

En cuanto al lugar de origen de las visitas, en la mayoría de los casos fueron gallegos, especialmente residentes en Pontevedra, aunque también hubo asistentes del resto de provincias. También acudieron personas de otros puntos de España, sobre todo de Madrid, Cataluña, País Vasco y Andalucía.

Ya en menor cantidad hubo turistas llegados de otros países. Concretamente, se contabilizaron visitas de personas originarias de Francia, Inglaterra, Italia, Hungría, Argentina y Nueva Zelandia.

Pero el recinto arqueológico no sólo despertó el interés de los turistas, sino que fueron muchos los vecinos de Mougás y de otras parroquias de Oia que se acercaron hasta A Cabeciña para conocer su patrimonio y a disfrutar de las vistas al mar de esta ventana a 4.000 años de historia.

Mirador a 4.000 años de historia

La actividad interpretativa guiada fue gratuita y permitió a los participantes asomarse a un mirador a 4.000 años de historia: un viaje que comenzaba en el panel de petroglifos de A Cabeciña y que, siguiendo por la monumental muralla y la zona del castro, permitió conocer y comprender la evolución de la relación entre el hombre y el paisaje, desde las Edades del Bronce y el Hierro hasta la actualidad.

Las visitas no sólo consistieron en el conocimiento de estos elementos patrimoniales, sino que convirtieron a los asistentes en testigos de buena tinta de las labores que implica un trabajo arqueológico, pues pudieron observar directamente los avances sobre el terreno, presenciar los distintos hallazgos de material o escuchar las hipótesis de trabajo, entre otras tareas del día a día de los miembros de la excavación.

Proyecto Costa dos Castros

La campaña de A Cabeciña remató con el tapado del área de excavación, una medida que se adopta como protección de los elementos del recinto escavado. El próximo año el equipo de Costa de los Castros planea destapar el área a fin de desarrollar las tareas de restauración, que posibilitarán que la zona quede finalmente al aire libre, para su visita.

Los trabajos desarrollados a lo largo de agosto permitieron confirmar que el castro tuvo un amplio período de ocupación durante la Edad de Hierro. Asimismo, se descubrió que es mucho más arquitecturizado, más pétreo, del que se estimaba en un primero momento.

La iniciativa se enmarca dentro del proyecto Costa dos Castros, impulsado por las comunidades de montes de Mougás, Viladesuso, Pedornes y Santa María de Oia. También cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Oia y un convenio de colaboración con el Instituto de Ciencias del Patrimonio Incipit-CSIC.

Después de las prospecciones efectuadas este verano en A Cabeciña, las próximas actuaciones de Costa dos Castros serán en Cano dos Mouros (Viladesuso) y Chavella (Santa María de Oia). En el primero de los castros se trabajará este mismo mes de septiembre y en el segundo ya en octubre.

Hay en marcha una campaña de micromecenado para ayudar a financiar estas actuaciones y otras de Costa dos Castros, como la limpieza de los petroglifos de Auga dos Cebros (Pedornes) y el arboreto de Mougás. Se pueden consultar los detalles en la página del proyecto: http://costadoscastros.com/gl_ERES/colabora-con el-proyecto/