ALFREDO // Camión de emergencias del GES de O Val Mmiñor

Un conflicto laboral interno que comenzó hace seis años, ha llevado a varios miembros del GES de O Val Miñor a tomar medidas drásticas. La situación es tan grave que incluso, uno de ellos, está dispuesto a llegar a la huelga de hambre “si la Mancomunidad no toma cartas en el asunto y no cumple la sentencia que les obliga a mediar en el conflicto”, señala la representante sindical, Rosi Pereira.

Una situación que comenzó a raíz del cambio del modelo organizativo realizado tras el nombramiento del nuevo coordinador y que provocó que dos de los trece miembros que conforman la plantilla comenzasen a adoptar una actitud rebeldía y de desobediencia.

Desde eso momento, a las faltas de respeto, las salidas de tono o la negativa a conducir las motobombas, se les ha sumado “las amenazas de muerte por parte de uno de ellos que me ha llevado incluso a coger una baja porque no puedo seguir con este estrés con el que tengo que trabajar. La salud mental de muchos trabajadores está en riesgo por todo esto”, explica Pereira.

Este jueves, un grupo de trabajadores intentó sin éxito hablar con el Presidente de la Mancomunidad, y alcalde de Nigrán, Juan González. “Estamos cansados de querer hablar con él y siempre hay una excusa. La situación en el GES cada día va a peor. No hay gente para trabajar. Algunos estamos de baja por todo lo que está ocurriendo y el Presidente de la Mancomunidad no toma partido en la situación tan grave que estamos sufriendo. Hay determinados trabajadores que están haciendo notas de prensa con mentiras y la autoridad no las desmiente y no toma ningún tipo de medidas”, argumenta la representante sindical.

Pereira asegura que no puede seguir trabajando así. “El alcalde lo sabe, sabe que a mí me han amenazado de muerte, y no se han tomado medidas. ¿Que está esperando, a que me pase algo?. Saben de sobra que hay varios trabajadores que hacen lo que les sale de los huevos, que están haciendo cosas ilegales y aquí no se han tomado cartas en el asunto. Ya he intentado de todo, me he gastado dinero en abogados, hemos ganado juicios y les da igual. Por eso, si el alcalde no toma una decisión antes del lunes, yo personalmente, ya no sólo como representante de personal, sino como trabajadora afectada, empezaré una huelga de hambre hasta que esto se solucione”.

Cada año la Mancomunidad está presidida por uno de los tres alcaldes del Val Miñor. “Se están rotando la presidencia y el servicio del GES. Si no son capaces de hacerse cargo, o no tienen las posibilidades o las ganas, que se lo pasen a la Diputación, que, por Ley, es quien nos debería gestionar”, comenta uno de los trabajadores afectados.

Otro de los miembros del GES de O Val Miñor que sufre esta situación afirma que “por los horarios nos hacen trabajar con ellos y tenemos miedo de que nos pase algo. ¿Conque seguridad trabajamos así?. Es imposible. Estuvimos de baja por estrés y ansiedad por las amenazas de esta gente. Somos trece y tres están de baja, por lo que es prácticamente imposible cubrir las guardias”.

Telemariñas intentó sin éxito hablar con el Presidente de la Mancomunidad, y alcalde de Nigrán, Juan González para saber la postura del ente público en este conflicto.