Llegó la primera victoria de la temporada para el Vigo-Rías Baixas. Miguel Ángel Fernández se impuso este sábado en el Gran Premio Villa de Mojados resolviendo a lo grande el trabajo de equipo realizado por la estructura presidida por José Luis Chamorro. El velocista cántabro hizo valer su punta velocidad en el sprint que preparó a la perfección el bloque que dirige Marcos Serrano.

El conjunto flúor había rozado el triunfo en sus anteriores participaciones en la prueba pucelana, firmado un tercer puesto en 2017 con el sudafricano Ivan Venter y un segundo en 2018 con el cántabro Antonio Angulo. Precisamente un paisano del actual corredor del Euskaltel Euskadi ha añadido esta carrera puntuable para el ranking de la Real Federación Española de Ciclismo (RFEC) al palmarés del Vigo-Rías Baixas.

El exprofesional Miguel Ángel Fernández, que ya había exhibido su potencia en las Metas Volantes anotándose el triunfo en la general de estos puntos calientes, superó al sprint Francisco Rus (Cortizo) y a Alejandro Gomiz (Netllar) en la recta final de los 133,7 kilómetros de recorrido. El cántabro aprovechó el lanzamiento que le realizó su Benjamín Prades.

Los jefes de filas de la formación olívica dieron continuidad a la excelente labor de sus compañeros Asier González y Nicolae Bumbu, que en la aproximación a la línea de meta se pusieron al frente del pelotón para echar abajo una escapada de dos ciclistas que amenazó seriamente el esperado desenlace al esprint. La estrategia diseñada por Serrano se plasmó en la carretera tal y como la había diseñado el director deportivo del Vigo-Rías Baixas y Fernández ejerció de matador.

El fin de semana pucelano del pelotón Élite-Sub23 se completará mañana domingo con la disputa del G.P. Ayuntamiento Arroyo de la Encomienda, cita que también pertenece al calendario RFEC.