A Guarda despide este domingo la gran cita gastronómica de la comarca, la Festa da Langosta e da Cociña Mariñeira, que cumplió este año su XXXI edición y en la que se sirvieron cerca de mil raciones de langosta.

En esta edición se contó con la participación de los establecimientos O Roxo, O Cangrexal, Xeito, Casa Olga y Adega Gran Novás, con una oferta gastronómica con productos como los percebes, nécoras, calamares, chipirones, chocos, croquetas, ensaladillas, gambas, langostinos, paellas, mejillones, berberechos, cigalas, pulpo, vieiras, zamburiñas, camarones, empanadas y empanadillas, fideos, pimientos de padrón, entre otros.

Destacaron también en esta XXXI edición de la Festa las sobremesas, con las tartas de mirabeles o almendras, las cañitas de crema, las filloas rellenas y el postre típico guardés, el Roscón de Yema de A Guarda.

Miles de personas se acercaron a lo largo de este fin de semana hasta el puerto de A Guarda para degustar los productos de la gastronomía guardesa, siendo el plato estrella a Langosta, con más de 700 kg vendidos de este crustáceo.