Galicia en Boda // Julio y Áurea

Como un sábado cualquiera, la calle del Príncipe de Vigo estaba llena de gente haciendo compras, viendo las luces de Navidad o dando un paseo. Y en medio de ese revuelo aparición más de medio centenar de moteros rugiendo sus motos. El motivo no era otro más que el de hacer el paseo motero a Áurea y a Julio José, una pareja de novios que se dio el “Sí, quiero” en una ceremonia civil celebrada en la sede del Real Club Celta.

Julio José Malvido, el novio, es el último niño que nació en la Isla de Ons. Su madre era cocinera en la famosa Casa Checho. Hoy, a sus 36 años es redeiro en Redondela, aunque antes trabajó de marinero en las Malvinas, “andaba a los calamares”, dice. Ella, la novia, Áurea Ámez, es de Vigo y tiene 33 años. Es técnica de emergencias y, como no, motera.

“Nos conocimos de casualidad en un gimnasio de Bueu hace algo más de cuatro años y hoy nos casamos. Vino mucha gente a la boda, sobre todo moteros de varias peñas, Val Miñor, Baixo Miño, Redondela, O Morrazo, que, aunque no estaban invitados a la ceremonia, es tradición hacerlo entre compañeros de las dos ruedas”, afirma emocionado Julio José.

Y como no hay boda que se precie sin un buen banquete, los recién casados se fueron al restaurante Rocamar en Baiona a disfrutar de una buena comida, con marisco, pescado y carne. “Es el estilo de comida que buscábamos ya que los invitados de las dos partes les gusta comer”, comenta Área, quien reconoce que no ensayaron el baile de los novios. “Sonará: Tengo ganas de ti, de Alejandro Fernández”. El nuevo matrimonio se marchará mañana domingo de luna de miel a Tailandia. Once días para disfrutar de su nuevo estado.

Galicia en Boda