ALFREDO

La Guardia Civil, que mantuvo acordonada durante más de nueve horas la céntrica calle Gondomar de Tomiño para dar con el paradero de un presunto maltratador, ha abandonado la búsqueda al no presentar denuncia la presunta víctima.

Según indicaron fuentes de la Guardia Civil, el operativo se estableció a raíz de la alerta de una tercera persona que recibió un mensaje en su móvil de la mujer en el que le indicaba que estaba siendo agredida. Esta a su vez dio parte a la Benemérita. Las mismas fuentes señalan que la presunta víctima indicó a los agentes que ese mensaje “era una broma” que le hizo a esa tercera persona, por lo que se suspendió el operativo de búsqueda del presunto agresor.

A las once de la noche del lunes, varias patrullas de la Guardia Civil, con el apoyo de los Bombeiros do Baixo Miño, acordonaron la calle Gondomar a raíz de la alerta. Durante toda la noche, agentes de la Benemérita y bomberos, permanecieron en vela hasta las ocho de la mañana, hora en la que suspendió el operativo y se reabrió al tráfico la calle sin llegar a localizar el presunto maltratador.

La Guardia Civil había acudido al lugar respondiendo a un supuesto caso de viogen (violencia de género). A su llegada no localizaron al varón en el edificio, pero varios vecinos lo sitúan en el tejado del inmueble, a donde se escapó tras la llegada de los agentes.