El alcalde de Nigrán, Juan González, comunicó este viernes, junto a ‘A.V.  Monteferro’, a los vecinos del entorno de Otero Pedrayo la aprobación el jueves por parte del Consello da Xunta del cambio de titularidad de esta calle a favor municipal, lo que permitirá al fin al Concello emprender obras de humanización en solitario por valor de 1,5 millones de euros.

El gobierno local llevaba seis años reclamando a la Xunta una intervención en esta carretera autonómica, que se encuentra en un estado calamitoso y cuenta con los arcenes peor conservados de la provincia, llegando al punto de pedir en el pleno ordinario de enero que directamente fuera transferida al Concello para no depender más del gobierno autonómico.

«Agora que a estrada pasa a ser municipal ao fin ímos emprender estas obras que son urxentísimas e que durante máis de 6 anos viñemos reclamando á Xunta sen resposta algunha, o intentamos por todos os medios e esta é a única solución. Xa temos un proxecto e que non lles quede ningunha dúbida aos veciños de que é un asunto prioritario e urxente para este Concello«, resume el alcalde, Juan González, quien califica la situación de Otero Pedrayo como «absolutamente calamitosa, cunhas beiravías esnaquizadas, e uns servizos que tanto ambientalmente como estruturalmente supoñen un gran problema para Nigrán«. Hay que señalar que esta carretera vertebra el municipio al comunicar el núcleo urbano de Nigrán con Panxón y cuenta con docenas de denuncias por culpa de la caída de peatones debido al mal estado general.

Precisamente para avanzar plazos, el Concello cuenta con un proyecto desde febrero de este año que cifra la inversión en 1,5 millones de euros, cuantía que, definitivamente, asumirá en solitario con cargo al remanente de tesorería o mediante crédito, «a única solución pasa, lamentablemente, por asumir sen axuda algunha da Xunta estas obras que, realmente, tiñan que ter feito eles hai xa moitos anos ao ser unha estrada da súa competencia«, incide González.

El proyecto, del que ya se fueron tramitando los pertinentes permisos, contempla la renovación de toda la pavimentación ampliando las aceras, nueva red de abastecimiento y saneamiento, iluminación, arbolado, jardinería y mobiliario urbano, así cómo nueva señalización.  «Será unha reforma integral desta estrada de 1,8 km e que se atopa en estado pésimo«, argumenta González.

«Este é o paso definitivo porque as obras dependerán só de nos, e estamos totalmente comprometidos. Xa temos o proxecto e estamos a esperar os diferentes informes sectoriais para aprobalo definitivamente e abrir o proceso de contratación, con todo, agardamos que a finais de 2021 a nova rúa Otero Pedrayo sexa xa unha realidade«, resume.