El alcalde de Nigrán, Juan González, mantuvo un encuentro esta mañana en Chandebrito con el presidente de la Comunidad de Montes, Víctor Vidal, coincidiendo con el tercero aniversario de los incendios en la parroquia. En esta edición, ante las circunstancias sanitarias, el Concello no organizará ningún acto oficial, tal y como sí se vino haciendo en los dos años anteriores.

«Desde o Concello de Nigrán trasladamos o noso agradecemento e apoio absoluto ás comunidades de montes de Camos e Chandebrito, que sufriron o peor dos incendios e superon recuperarse con iniciativas de concienciación, reforestación, deseucaliptización…«, destacó González.

En la reunión, ambos refrendaron su apuesta por continuar colaborando en la reforestación del monte y en la promoción de las dos parroquias como uno de los destinos naturales con más atractivos de la comarca. Así, el regidor reiteró su compromiso por crear el primer parque forestal del Val Miñor en la zona de los Matos-Ríos, Camos (proyecto entre el Concello y ambas comunidades y que suma 42 hectáreas).

«Levamos máis dun ano agardando pola autorización da Axencia Galega de Insfraestructuras, temos os demais informes e só nos falta ese para iniciar os traballos, pedimos á Xunta a máxima celeridade porque o prazo razoable de agardar xa pasou», indica el alcalde, quien incide también en su compromiso de  hermanarse con  Castanheira de Pera, municipio portugués donde fallecieron en junio de 2017 un total de 47 personas calcinadas en sus vehículos mientras trataban de huir por la carretera N236 que comunica con Figueiró dos Vinhos (el año pasado una delegación de esta localidad acudió a los actos del segundo aniversario). «A crise do Covid-19 impedíu oficializar o irmandamento este verán, tal e como tiñamos previsto», indicó.

Las parroquias de Chandebrito y Camos vivieron el 15 de octubre uno de los momentos más trágicos de su historia al sufrir unos gravísimos incendios que supusieron la vida de dos mujeres en una evacuación fallida, Angelina Otero y Maximina Iglesias, y más de 600 hectáreas arrasadas. » As vidas humanas son irreparables, esa dor e ese recordo sempre estarán aí, pero temos esperanza e ilusión polo futuro do monte e pola nova mentalidade ecoloxista xerada a raíz deste lume«, considera González.

En Chandebrito sólo sobrevivió al feugo del 15 de octubre 2 hectáreas del total de 232 que existen de monte comunal, mientras que en la parroquia vecina de Camos sobrevivieron 20 ha de un total de 370 hectáreas comunales.