Nigrán señaliza el Camino de Santiago por la costa
CEDIDA

Nigrán marca con la señalización oficial el Camino de Santiago por la costa a su paso por el municipio.

El marcaje se produce poco después de que la Xunta reconociera oficialmente esta ruta de peregrinación que durante años reclamó Nigrán y otras localidades que atraviesa, A Guarda, O Rosal, Oia o Baiona.

Todos estos trabajos, que están siendo ejecutados por operarios del concello y financiados por el ente municipal, supone adecentar los 10 kilómetros que le corresponden al municipio, incluyendo la sustitución de las pasarelas de madera del río Muiños o la reparación de su puente.

Su reciente reconocimiento como ruta oficial supone un revulsivo, es algo que los municipios reclamamos durante años, pero ahora no podemos esperar parados por las ayudas de la Xunta, nosotros sí tomamos la iniciativa para que sea un atractivo turístico y cultural desde ya”, indica el alcalde, Juan González, quien reclama “mayor difusión” del camino por parte del organismo autonómico.

Precisamente, con el objetivo de ser más fiel al camino original y al mismo tiempo evitar zonas de carretera sin interés, el reciente marcado discurre por el río Muiños y Nespereira, las iglesias de San Félix y San Pedro o de Santiago de Parada, único templo y parroquia cuyo patrón es el Apóstol y que será señalizada apropiadamente con un panel informativo.

El alcalde recuerda que precisamente en Nigrán, en el Pazo de Pías de A Ramallosa, se encuentra el único establecimiento de O Val Miñor que puede sellar la compostelana oficialmente.

Este itinerario de peregrinación ya tenía gran importancia en la Edad Media, siendo fundamentalmente utilizada por peregrinos procedentes de las tierras más occidentales de Portugal, entre los cuáles se incluían los procedentes de países de ultramar que arribaban a los puertos portugueses para llegar hasta Compostela. A lo largo de sus 78 km, en España discurre desde A Guarda hasta Redondela, atravesando los municipios de O Rosal, Oia, Baiona, Nigrán, y Vigo hasta que llega a Redondela, donde continúa el mismo trayecto que hacen los peregrinos procedentes del camino portugués que transcurre por el interior.