Gracias a la adhesión del Concello de Nigrán al convenio entre FEGAMP y empresas energéticas, el consistorio reforzará la protección en aquellos domicilios donde no es posible hacer frente al pago de las facturas de luz y gas.

Con este objetivo, conseguido por acuerdo plenario con la única abstención del PP, en situaciones de emergencia social las empresas suministradoras se comprometen a mantener el servicio durante 2 meses, tiempo en el que el Concello tramitará las ayudas pertinentes, propias y ajenas, para abonar los recibos atrasados.

Gracias a este acuerdo, cualquier vecino advertido de un corte de luz o gas puede ponerse en contacto con los Servicios Sociales del Concello, donde le informarán de la existencia y funcionamiento de este convenio. Así, una vez que los técnicos municipales constaten que se trata de un caso de urgencia social y se lo notifiquen a la firma energética, esta se compromete a mantener el suministro durante un plazo de 2 meses. De este modo, el corte no llega a producirse y los Concellos emplean ese tiempo para tramitar las ayudas de emergencia, afrontando las facturas con los mecanismos existentes.