El Concello de O Porriño ha restaurado los murales contra la violencia machista que sufrieran actos vandálicos y hace un llamamiento a la tolerancia y a poner fin a cualquier expresión de odio.

Estas obras, situadas en puntos negros del casco urbano donde se dieron agresiones machistas, fueron instalados por la concejalía de Igualdad el pasado 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia de Género, en el marco de la campaña «O amor non é violencia».

Son obras de las artistas Eva Casais, Gemma Marqués, Tamara Baz y Lorena Arévalo, que reivindican las relaciones de igual a igual entre personas. Unas semanas después de ser instalados, amanecieron con pintadas y, pese a ser borradas, volvieron a ser atacados.

Ante estos actos vandálicos el alcalde, Alejandro Lorenzo, expresó su «condena firme» y recordó que desde el Concello «non se tolerarán comportamentos coma estes que demostran que queda moito por facer a prol da igualdade». El regidor quiso agradecer la colaboración ciudadana, ya que en cuanto el vecindario tuvo conocimiento de las pintadas lo trasmitieron al Concello que «os restaurou e devolveu ao seu estado inicial» y advirtió lo hará «tantas veces como sexa preciso para demostrar que a mensaxe que estes murais representan é moito máis forte que calquera expresión de odio. A intolerancia non ten cabida no Porriño«.

Por su parte, la concejala de igualdad, Carolina González, acudió a ver los trabajos de restauración de una de las obras, que desarrolló la propia autora, Tamara Baz. «Quen pretenda silenciar as reivindicacións feministas e contra a violencia machista debe saber que non o vai conseguir no Porriño», advirtió la concejala, «queda moito por facer neste eido, pero o faremos con firmeza e sen dar nin un paso atrás«.  González explicó que una vez borradas las pintadas los murales fueron cubiertos con barniz para que cualquier ataque posterior pueda borrarse con facilidad y sin lastimar la obra.