La alcaldesa de O Rosal, Ánxela Fernández Callís, mantuvo un encuentro en Caminha con el presidente de la cámara municipal, Rui Lages, y con el concejal de A Guarda, Isidro Lomba, para definir los puntos esenciales de la Declaración de Interés para la creación de la futura Eurocidade que reunirá a los tres municipios de ambas dos márgenes del estuario del Miño.

En el encuentro, los responsables de los tres Concello elaboraron un primer documento, cuya redacción definitiva deberá ser aún aprobada por los órganos municipales de cada localidad, así como por la Xunta de Galicia y por la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional del Norte (CCDR N) de Portugal. Los tres responsables mostraron una sintonía total y la firme voluntad de llevar más lejos la cooperación transfronteriza que ya se está desarrollando de una manera más formal.

Tanto la alcaldesa de O Rosal como los responsables de A Guarda y Caminha creen en la importancia de la cooperación transfronteriza y en el refuerzo de los lazos de amistad y colaboración y ven en la Eurocidade el formato ideal para reafirmar esas relaciones. El documento firmado expresa la naturaleza de las Eurocidades como organismos que tienen por objetivo la promoción de la convergencia institucional económica, social, cultural y ambiental, impulsando la puesta en marcha de servicios comunes como instrumentos dinamizadores de la convivencia entre las poblaciones de los diferentes territorios.

Este documento, claro y firme en términos de convicciones, es un bosquejo del que será la declaración de intereses definitiva. Dividido en cuatro puntos, el documento comienza por definir el objeto de la futura Eurocidade y su finalidad para luego en su segundo punto enumerar los objetivos de la Declaración, que consta de 16 puntos bastante amplios que dejan abierta la posibilidad de incluir otros aspectos que puedan ser considerados necesarios más adelante.

En el tercer punto se especifican las áreas de intervención, que abarcan Cultura, Deporte, Turismo, Desarrollo Municipal, Recursos Humanos, Educación, Política Social, Medio Ambiente y Gastronomía, entre otros que puedan ir revelándose cómo oportunos a lo largo del proceso.

El cuarto punto establece las finalidades de la futura Eurocidade, desde el análisis de asuntos de interés común hasta intercambio de misiones empresariales; intercambio de información, documentación y materiales; organización de ferias, seminarios y congresos; intercambio de técnicos, especialistas y profesionales; formación y capacitación de recursos humanos; intercambio cultural, deportivo y artístico o la promoción conjunta y fomento de formas de relación entre agentes, estructuras y entidades públicas y privadas, susceptibles de contribuir al desarrollo de los respectivos territorios transfronterizos.

Este encuentro da continuidad al celebrado el pasado 10 de mayo en O Rosal, en el que la alcaldesa, Ánxela Fernández Callís, y el de Caminha, Rui Lage, mostraron su firme convencimiento de la necesidad de la creación de una Eurocidade, una reunión que fue “histórica” y determinante para el inicio de una gran alianza transfronteriza en las dos márgenes del estuario del Miño. Responsables de los tres Concellos destacaron el clima de entusiasmo respirado en este nuevo encuentro, en la que todos los municipios involucrados se mostraron unidos en un espíritu de diálogo y en la creación de un proyecto común.