El Concello de O Rosal ya está trabajando en la creación de un espacio para el intercambio, reparación y reutilización de objetos, una instalación municipal que tendrá como objetivo ayudar a alargar la vida útil de los bienes materiales de los hogares, minimizando el impacto ambiental generado al tirarlos y aumentando los niveles de reciclaje.

Para ponerlo en marcha, el Concello acaba de conseguir una subvención de 30.000 euros para residuos de competencia municipal de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional con cargo al programa operativo Feder Galicia 2014-2020.

Solamente en el año 2019 en O Rosal se gestionaron 32 toneladas de ropa y 12,4 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEEs) a través de los distintos sistemas de recogida selectiva. “Queremos concienciar ás persoas para afastarnos dos modelos de usar e tirar en prol dun modelo adaptado á economía circular”, explica la concejal de Medio Ambiente, Sara Vicente, quien destaca que con esta iniciativa se busca crear un espazo transversal no que impulsar e fomentar a colaboración entre axentes sociais para intercambiar coñecementos e experiencias e contribuír á reparación e reutilización de materiais, alongando a vida útil dos obxectos, facilitando o intercambio de materiais, reducindo os residuos a tratar nos vertedoiros e potenciando a sensibilización ambiental”.

Con este proyecto se adecuará un espacio municipal actualmente en desuso en la calle Cumieira, al lado del CPI Manuel Suárez Marquier, y se dotará del material necesario para que, en él, el vecindario pueda reparar pequeños aparatos eléctricos, bicicletas y otros enseres. Se busca así dar respuesta a los rosaleiros que tienen nociones básicas de reparación de objetos pero que no disponen del material o del espacio necesarios para hacerlas.

Este espacio también aglutinará todas las acciones de sensibilización ambiental que se lleven a cabo, desde charlas de medioambiente o campañas informativas hasta talleres de autorreparación, jornadas periódicas de intercambio de materiales (libros, ropa, electrodomésticos…) o de voluntariado para el intercambio de conocimientos en la reparación. “Son ferramentas coas que traballaremos para acadar un modelo de consumo máis sustentable, esencial para a consecución dos obxectivos da Axenda 2030 para o desenvolvemento sostible”, resalta la concejal.

Lejos de ser un punto de competencia, el proyecto busca ser un complemento del comercio de reparación de electrodomésticos, ropa… y de venta de objetos de segunda mano que ya hay en O Rosal, así como el de las asociaciones sin ánimo de lucro que recogen materiales para donarlos a personas en riesgo de exclusión social. “Será un lugar no que aquelas persoas que xa teñan esgotada a posibilidade de reparar un obxecto por unha cuestión económica ou de vontade dispoñan dun espazo no que poder facelo antes de tiralo ao lixo. Queremos que a veciñanza adquira dinámicas de consumo que aposten polo comercio de segunda man e outras prácticas medioambientalmente máis sostibles”, recalca.

La puesta en marcha de esta iniciativa permitirá al ayuntamiento formar parte de la red gallega de establecimientos públicos destinados a la preparación para la reutilización, que permitirá compartir conocimientos entre diferentes entidades, poniendo a disposición de las personas recursos en línea para la reparación de objetos, consejos para dar nuevos valores a ropa y muebles…