Anxela Fernández

El Gobierno municipal de O Rosal continúa con su apuesta por la mejora de los servicios sociales en el municipio. El Concello aprobó el expediente de contratación del servicio público de ayuda en el hogar, que contará con un presupuesto base de licitación de más de 255.000 euros, lo que supondrá un incremento de inversión del 56% con respeto al último año natural. El contrato tendrá una duración de un año con posibilidad de prorrogarlo dos más.

La subida de más de 65.000 euros en esta partida se debe, por un lado, al aumento de horas en el servicio. La previsión del Concello es que en el próximo año se asignen en total 14.448 horas, de las que 12.828 corresponderían a la dependencia común y 1.620 a extraordinaria. Serán en total 3.130 horas más que en el último año, lo que representa un incremento de alrededor del 28%. Hasta ahora se venían prestando una media de 931,28 horas mensuales que con el nuevo contrato subirán hasta las 1.204 horas.

Junto con este incremento en el servicio también se registrará un aumento en el precio de la hora que asume de forma directa el Concello. Si hasta ahora se pagaba 13,93 y 15,08 euros por hora común y extraordinaria, respectivamente, ahora el precio se establecerá en los 17,32 y 20,55 euros por hora.

De este modo el Gobierno municipal sigue trabajando así por una mejora continua en Servicios Sociales y en el área de dependencia “por unha cuestión de ética e responsabilidade social”. “O Concello asume o incremento de custo porque queremos ofrecer aos usuarios e usuarias un servizo de calidade e chegar a todas as persoas posibles”, asegura la alcaldesa, Ánxela Fernández  Callís. “A atención das necesidades das persoas en situación de dependencia é un dos grandes retos da política social e require dunha resposta firme por parte das administracións, sobre todo no escenario actual, cun envellecemento paulatino da poboación e cun crecemento continuo de persoas en situación de dependencia que se viu acentuado na crise sanitaria”, destaca.

El servicio de ayuda en el hogar constituye una pieza clave para posibilitar la permanencia de las personas en su domicilio y en su entorno, ayudando a prevenir el deterioro personal y familiar, atendiendo a las necesidades del usuario en su propio hogar, completando y compensando la labor de la familia y facilitando la permanencia y la autonomía de las personas en sus domicilios.