O Rosal apuesta por una estrategia de desarrollo global en el municipio que permita poner en valor su entorno y poner a las personas en el centro. En este camino, el Concello pondrá en marcha un nuevo proyecto que transformará la carretera vieja de San Miguel de Tabagón, un proyecto que fue presentado por la alcaldesa, Ánxela Fernández Callís, ante el vecindario en un acto de participación social que contó con una alta implicación de rosaleiros del barrio.

La regidora, acompañada del equipo técnico del proyecto, explicó a todos los presentes que el objetivo de la reforma es “mellorar a calidade dunha contorna que conta cun perfil urbano cun carácter singular, ao tempo que se aumenta a seguridade dos percorridos peonís, facendo que estas rúas recuperen parte da súa identidade orixinal, máis favorable para o paseo e as relacións cotiás e sociais entre a veciñanza”.

El proyecto de reforma comenzará a ejecutarse por la zona más deteriorada de la carretera vieja, al lado de la ferretería, donde una de las principales acciones que se llevarán a cabo será la renovación de un muro de contención de mampostería, una solución constructiva que se integrará en el entorno y que resolverá los problemas que presenta el muro actual, en estado de deterioro.

La intervención general consistirá en la renovación de pavimentos con materiales y elementos que contribuyan a una circulación más calmada y a una mayor integración paisajística, “dándolle prioridade ás persoas e creando espazos de calidade máis seguros, con vías accesibles e inclusivas que fomenten unha mobilidade máis saudable e sustentable”, destaca la alcaldesa.

Fernández Callís puso en valor la implicación y compromiso de todo el vecindario del barrio, que durante el encuentro realizó algunas aportaciones relevantes sobre temáticas como la problemática de las pluviales en esa zona de escorrentía que se incorporarán al proyecto.