Robo en el barrio de Caselas, en el municipio de O Rosal
FOTO RUBENS // Imagen del barrio de Caselas, en O Rosal.

El repunte de robos en casas experimentado en los últimos días en la comarca de O Baixo Miño ha puesto en jaque a las fuerzas de seguridad, que están trabajando para tratar de identificar a los ladrones y proceder a su detención. 

Una de las casas afectadas, ubicada en el barrio de Caselas, en Fornelos (O Rosal), sufrió el pasado viernes 11 de diciembre un robo con fuerza. Al parecer los ladrones entraron por la tarde, sobre las 19:00 horas, y se llevaron dinero y joyas de gran valor que los propietarios guardaban en los dormitorios de la vivienda. Al lugar acudieron una patrulla de la Guardia Civil Científica y la Guardia Civil de A Guarda.

Aunque esta no fue la única casa afectada en O Rosal. Los ladrones entraron a robar al menos en tres viviendas del municipio. Una a escasos 200 metros de la citada anteriormente en el barrio de Caselas, y otra en el barrio de Pías, donde los ladrones se vieron sorprendidos por el propietario de la casa y su hijo, que se encontraban en el interior, este último viendo la televisión. Cuando los cacos rompieron una ventana de un “martillazo”, el hijo se percató de la situación y encendió la luz. Según comentó un vecino en el lugar, “eran cuatro personas, tres que entraron en la casa y una que estaba esperando en un coche”. En esta ocasión los ladrones no lograron llevarse el botín. Al lugar acudió una patrulla de la Guardia Civil de Tui, debido a que la Guardia Civil de A Guarda se encontraba ocupada en otro robo que tuvo lugar en Tomiño.

Los vecinos añadieron que en las localidades de A Guarda y Tomiño también se registraron robos en los últimos días. Además creen que se trata de una banda organizada, y aseguran “tenemos miedo, y exigimos mayor vigilancia en la zona”.