La Organización de Palangreros Guardeses (Orpagu) y Abanca han renovado un año más su convenio de colaboración, buscando preservar e impulsar el desarrollo de la actividad. El convenio pone el acento en el crédito, justo en un momento clave para el colectivo. Luego de la crisis sanitaria, que generó un importante impacto en la economía, los profesionales de Orpagu contarán con condiciones mejoradas en la contratación de productos de ABANCA, tanto para poner en marcha nuevos proyectos, como para promover la mejora competitiva de los actuales.

De hecho, en las últimas semanas, el equipo de Abanca Mar mantuvo un contacto fluido con Orpagu para conocer de primera mano sus necesidades más acuciantes y las perspectivas hacia el futuro. Unas comunicaciones a distancia que permitieron adaptar la oferta financiera a sus demandas y que se materializan en productos específicos, con carencias en la financiación o la tramitación más rápida y sencilla de expedientes.

Una de las líneas más destacadas de trabajo consiste en garantizar la mejora de la sostenibilidad del sector. Gracias a productos como la hipoteca naval, que busca contribuir en el proceso de renovación de la flota, las dos entidades impulsarán el relevo por embarcaciones más eficientes o, por tanto, con una menor huella en medio ambiente.

El acuerdo también incluye otras opciones, como pólizas de crédito, préstamos personales, anticipos de subvenciones, leasing mobiliario, líneas de comercio exterior, confirming, avales o líneas de descuento. Todo eso sin olvidar los seguros personalizados para este colectivo o las opciones de financiación a través de convenios oficiales que la entidad mantiene con ICO, Igape y las SGR gallegas.

El presidente de ORPAGU, Joaquín Cadilla Castro, y el director de Abanca Mar, Javier Fraga, rubricaron en A Guarda el acuerdo que renueva la apuesta que mantiene la entidad financiera con el sector primario gallego, En el acto también estuvo presente Juan Jesús González, director de la oficina de Abanca en A Guarda.