Pasión por las aves rapaces en Vincios
RUBENS // Antón con una de sus águilas harris, 'Aurita'.

Las cámaras de Telemariñas captaron a un bello ejemplar de águila harris sobrevolando Vincios, en el municipio de Gondomar.

Pero no fue casualidad. Antón Pérez se dedica a adiestrar las aves rapaces de su tío Juan en sus horas libres, compaginando los estudios. En su casa de Vincios, ubicada en el barrio de la Atalaya, tienen una pareja de búhos reales y tres águilas harris. Aunque no son los únicos animales. Tres perros, gallinas, patos, conejos y otras aves, completan la lista.

La afición por las aves rapaces ha llevado a este joven de 15 años y a su tío, a criarlos desde muy pequeños y conocer muy bien todas sus características, hábitos, etc. Este tipo de aves requieren de un cuidado más especial y de mucha atención. Un ejemplo, es que las mantienen separadas en la casa, ya que no son especies que se lleven bien y pueden llegar a agredirse entre ellas. “Se llevan más o menos”, comentó Antón.

RUBENS //
RUBENS // Antón sacando a su águila harris ‘Aurita’.

Si el tiempo lo permite, saca a diario sus pájaros a una finca que se encuentra en las inmediaciones de su casa, para que se sientan como en su propio hábitat y no pierdan la rutina. Telemariñas ha tenido la oportunidad de asistir a uno de los adiestramientos de Antón. ‘Aurita’, así se llama el águila harris que salió a volar y hemos podido captar con nuestras cámaras. A continuación os dejamos el vídeo con una entrevista.

VÍDEO

Juan adquirió en Andalucía a los búhos reales ‘Lúa’, ‘Thor’ y ‘Pancho’ hace apenas unos meses. Una de sus águilas harris que todavía no tiene nombre y ‘Aurita’, en México, porque le gustan mucho este tipo de aves. “El gasto que generan no es mucho, sobre unos 50 euros al mes”, dijo Antón. “Las águilas las alimentamos con pollos y codornices, y los búhos, de lo mismo pero también con ratones que criamos nosotros mismos”, añadió.

Águila harris

TAMARA ALONSO //
TAMARA ALONSO // ‘Aurita’.

El águila harris (Parabuteo unicinctus), es un ave mediana que habita desde el sudoeste de EE. UU., todo el Perú, Bolivia, Uruguay y hasta el sur de Chile y Argentina.

Según los expertos, es una rapaz sociable, que vive en un grupo familiar similar a las manadas de lobos, y que llega incluso a cazar en grupo. Su carácter sociable e inteligencia única ha hecho de esta ave una de las predilectas para la práctica de la cetrería en la modalidad de bajo vuelo. Su perfecta adaptabilidad a nuevos entornos ha hecho que sea criada en cautiverio en diferentes centros alrededor del mundo. Además son utilizadas para ahuyentar a otras aves, pero sobre todo, a las palomas.

El adulto tiene un plumaje pardo oscuro a excepción de las plumas terciarias que son de color rojizo. El final de la cola es blanco. Tiene una longitud de 60 cm y una envergadura alar de 1.2 m; el peso promedio es de 900 g. Las hembras son 10 % más grandes que los machos. Tiene garras fuertes y afiladas. Pico corto y curvo, además de rosa, y en la base una cubierta de cera, coloreada conspicuamente. Alas anchas y redondeadas y al volar planean mucho.

El ave rapaz nocturna de mayor tamaño, el Búho Real

buho_real_aves_rapaces_vincios_gondomar_2
TAMARA ALONSO // El búho real ‘Thor’.

Ave rapaz estrigiforme de gran tamaño y fuerza muy común en el noreste de Europa, abarcando también la zona del Mediterráneo, la Península Ibérica, Asia y África. Sus medidas son de 56 hasta 75 cm de longitud con una envergadura de entre 1.60 y 1.88 metros, su peso se encuentra entre 1.5 y 4.2 kilos. Todas estas características lo convierten en el ave rapaz nocturna de mayor tamaño.

Para localizar a sus presas en la oscuridad de la noche, los búhos mueven su cabeza de un lado a otro con una facilidad escalofriante, de forma que incluso pueden mirar directamente a algo que se encuentre a su espalda. Esta capacidad recuerda tanto a algunas escenas de películas de terror que está rodeada de mitos, algunos muy exagerados. Lo cierto es que estas aves pueden girar el cuello de forma extrema, hasta 270 grados en cualquier dirección, sin dañar sus delicados vasos sanguíneos y sin cortar el suministro de sangre al cerebro.

Son aves muy territoriales y solitarias que se basan de diversos sistemas para marcar los límites de su territorio, desde cantos hasta dejar heces fecales en las rocas. El tamaño del territorio depende de la cantidad de presas que habiten esa área y del flujo de individuos, es decir, la cantidad de especímenes que fallecen dejando disponible su zona para volver a ser poblada.

El nombre se le asignó por los sonidos que emite, además que desde la Edad Media se le conocía como ‘Bubo’. El sonido que emite, que parece un aullido, puede escucharse en un radio de 2 km. Cada uno emite un sonido característico y único, por lo que también sirve de distintivo para identificar a un individuo de otro. Algunos autores consideran que existen hasta 20 subespecies del Búho Real.

buho_real_aves_rapaces_vincios_gondomar
FOTO RUBENS

Algo más sobre las aves rapaces

La adquisición de aves rapaces por parte de particulares se debe hacer en establecimientos especializados y con los permisos que marca la legislación.

Es necesario el documento “CITES”y el registro en Medio Ambiente que se concede una vez comprobada la idoneidad de la instalación en la que vivirá el ave. No hay que olvidar que un ave rapaz tiene un cuidado diario especializado, con muchas horas de vuelo y una alimentación específica.

buho_real_aves_rapaces_vincios_gondomar_3
FOTO TAMARA ALONSO