Telemariñas

En torno al verano de 2014, ME.C.G y su esposa AM.G.G., realizaron obras de excavación en una parcela de su propiedad en Baiona situada a menos de 200 metros de la ribera del mar y en las inmediaciones de la autopista.

Los propietarios, una vez realizada la excavación construyeron una solera de 20 metros cuadrados de superficie, formada con bloques de hormigón de 0,70 metros de altura y sobre esa base instalaron una vivienda prefabricada.

Todas las obras se realizaron sin obtener ningún tipo de licencia ni autorización urbanística. Con tal motivo, el Concello de Baiona, tras informe de su arquitecto sobre las obras, remitió el mismo a la Agencia de Protección de la Legalidad Urbanística de la Xunta de Galicia, quien tras la comprobación de la situación de las obras descritas, ordenó la incoación del expediente de reposición de la legalidad urbanística, por la que se declararon las obras ilegalizables y se ordenó su demolición.

La parcela, de 482 metros cuadrados, está en suelo rústico de especial protección paisajística, de costas y de infraestructuras en la Ley de Ordenación Urbanística y Protección del Medio Rural de Galicia (LOUGA).

Por todo ello, la fiscalía pide penas de dos años de prisión para cada uno de los encausados, así como una multa de 5.400 euros y un año y seis meses de inhabilitación para la profesión u oficio con la construcción y promoción inmobiliaria.