BANDALLO // Imagen de archivo de un incendio forestal

Las quemas de restos agrícolas y forestales quedan prohibidas en Galicia a partir de mañana y hasta nuevo aviso, por las condiciones actuales de viento y las previsiones para los próximos días. Esto implica que quedan también en suspenso los permisos ya concedidos, ya que las comunicaciones y autorizaciones de quema carecerán de validez desde el momento de la prohibición.

La decisión se tomó tras evaluar la evolución de la situación meteorológica y una vez analizados al por menor los diferentes indicadores técnicos que inciden en el riesgo de fuego. También toda vez que la normativa Decreto 105/2006 prohíbe las quemas cuando las condiciones meteorológicas puedan dificultar su control, especialmente en los días de viento.

Asimismo, la Consellería de Medio Rural pide colaboración ciudadana para que extreme las precauciones y denuncie cualquier actividad delictiva incendiaria de la que tenga conocimiento, dado que desde mañana no está permitido el uso del fuego para ninguna actividad agrícola y forestal.