Felipe Rodríguez con la reclamación en la mano

Felipe Rodríguez es un joven de A Guarda que quería hacer un ciclo superior de programación de formación web, por lo que decidió inscribirse en un curso online en el IES San Clemente de Santiago de Compostela.

Tras solicitar la matrícula por internet hace unos días, en la que ya adjuntó toda la documentación e información requerida, este martes recibió una llamada del centro indicándole que estaba en lista de espera para realizar el ciclo superior de su rama, y que lo habían admitido para matricularse en cuatro módulos del ciclo que había solicitado. La sorpresa vino cuando en la misma llamada, la persona al otro lado del teléfono, le indica que tiene que personarse en Santiago, como muy tarde al día siguiente, para formalizar la matrícula, algo que al guardés le era imposible al tratarse de un día laborable y de vivir muy lejos.

“No entiendo como a pesar de tratarse de la modalidad de educación para adultos a distancia, de que ya había realizado la solicitud anterior totalmente online, y que sólo me quedaba el trámite del ingreso de la cuota de matrícula, algo que se puede hacer perfectamente por medios telemáticos, me dicen que tengo que presentarme en el IES San Clemente de Santiago, no dándome ninguna otra opción y diciéndome «no vamos a estar esperando por ti cuatro días”, y de que si no me presento, pasan a considerar mi solicitud como «renuncia» automáticamente”, explica incrédulo el alumno.

Reclamación

Acto seguido, Felipe realizó una segunda llamada al instituto en la que preguntó para qué se requería la presencia física exactamente. “Y no supo contestarme. Lo único que me dijo fue «funciona así, ponga una queja a admisión de ciclos«, testifica el guardés.

Felipe tramitó una queja a través del registro electrónico de la Xunta dirigida a la Consellería de Educación para denunciar el caso e indicar claramente que no renuncia a la matrícula y que espera una solución razonable, que sea respetuosa con la legalidad vigente y sensata, considerando el trámite a realizar y el medio elegido.

Discriminación

Felipe se siente discriminado, por que todos los alumnos que han formalizado la matrícula en la semana anterior, han podido hacer el proceso 100% a distancia. “Al denunciar este hecho al IES San Clemente en la segunda llamada, la persona que atiende el teléfono simplemente me dijo «los de lista de espera tienen que venir en persona a hacer la matrícula, son normas de admisión de ciclos«, señaló el alumno.

Sentidiño

“Hoy día existen medios telemáticos de sobra para poder realizar un trámite administrativo: Certificado electrónico para la firma, correo electrónico, registro y sede electrónica… Pero, además, estamos en plena pandemia del Covid-19, por lo que no parece muy razonable obligar a realizar un desplazamiento y comparecencia física, cuando no es necesaria, y, al mismo tiempo, existe una situación de riesgo que exige «Sentidiño», y realizar los mínimos desplazamientos necesarios e inevitables”, finaliza el guardés, quien se queda sin matricularse y sin curso.