ALFREDO

El propietario de un vehículo con matrícula de Madrid estacionado en el puerto de A Guarda, se ha llevado una desagradable sorpresa este sábado cuando al ir a recoger su coche descubrió que durante la noche le habían robado tres ruedas completas.

Los ladrones salieron corriendo ya que dejaron el gato que emplearon para levantar el coche y robar las ruedas.