El "Banco Mirador" robado

Cinco meses. Eso es lo que ha durado el “Banco Mirador” de Vilas, Morgadáns, en Gondomar. Este jueves, y a plena luz del día, los amigos de los ajeno se llevaron de su emplazamiento el banco fabricado en madera de pino con tratamiento autoclave y atornillado a una gran roca.

Fue un vecino del lugar quien se percató al hilo de las seis de la tarde de que la nueva atracción turística del pequeño barrio de Morgadáns había desaparecido. “Onte aínda estaba alí. Eu non sei a quen lle facía mal o banco, non nos explicamos quen o puido levar. Quen o roubou, rouboulle o pobo”, señala el vecino muy enojado.

El Banco Mirador fue instalado en el mes de mayo por la Comisión de Fiestas de María Auxiliadora y donado por la Entidad Menor de Morgadáns. Estaba en el lugar conocido como “Lax do Millo”, un pequeño montículo a 400 metros de altura donde los lugareños de antaño trataban el maíz para dárselo a los animales o para autoconsumo.

Desde ese punto se puede gozar de unas increíbles vistas sobre el Océano Atlántico, de Baiona, Nigrán, Gondomar, el Monte Galiñeiro o la Ría de Vigo. Eran muchos los turistas y vecinos que se acercaban a este idílico lugar para contemplar el paisaje, disfrutar de la puesta de sol o sacar fotografías.

Los vecinos, consternados, piden al que lo haya robado que lo devuelva, ya que el “Banco Mirador” del que tan orgullosos están “é de todos os veciños de Vilas”.