ALFREDO

Ya se puede conocer el río Miño de una forma diferente y amena. La empresa gallega «Río Miño en Barco«, ofrece rutas guiadas en barco vikingo por este río que hace de frontera entre España y Portugal mientras degustamos aperitivos típicos gallegos acompañados de un buen albariño de la comarca y música en directo, ofrecida por un pianistas, una fadistas, un saxofonistas o música tradicional gallega, entre otros, que actuarán en exclusiva para un máximo de 20 personas que harán de esta actividad una experiencia única mientras contemplamos la puesta de sol.

Con estas rutas en barco vikingo y con guía a bordo, «Río Miño en Barco» recupera así diferentes embarcaciones tradicionales que antaño trabajaron en el Miño con el fin de acercar al turismo nuestra historia, tradición y cultura. Una apuesta privada que nace de la pasión por nuestra tierra y las ganas de poner en el mapa este grandioso río que la mayoría desconoce y que no deja indiferente a nadie cuando se adentran en él.

Así, presenta dos actividades que se pueden realizar en aguas del Miño, una vivencia que hará vibrar a los asistentes los cinco sentidos. “Degusta el Miño” es una experiencia única donde el usuario puede disfrutar del maravilloso paseo fluvial por el Miño acompañado de albariños de la comarca y aperitivos típicos como antiguamente llevaban los campesinos a sus trabajos habituales al campo, o los pescadores en sus largas jornadas de pesca. El objetivo es acercar nuestro entorno natural, paisajes, flora, fauna, tradiciones, costumbres e historia al visitante, apostando por los caldos y productos de nuestra tierra.

La otra actividad es “Conciertos en el Agua”, donde mientras se navega se podrá disfrutar de música en directo, la puesta de sol y la calma que ofrece las aguas del Miño amenizado por un pianistas, fadistas, saxofonistas, música tradicional gallega, cantautores, entre otros, que actuarán en exclusiva para un máximo de 20 personas.

El recorrido:

La salida para estas actividades se puede hacer desde los embarcaderos de Goián o Tui. Se embarca y se navega unos 30 minutos a un paraje en medio del río donde sólo hay naturaleza y no hay visión alguna de construcciones. Allí se apagan los motores y se disfruta del concierto y degustación de vino y aperitivos. A continuación se va navegando disfrutando de la naturaleza hasta la vuelta al embarcadero. La duración es sobre una hora y media. La capacidad máxima de pasajeros es de 20 personas.

Precio:

El precio varia según la degustación contratada o el concierto sugerido, que se podrá además hacer junto o por separado.

Más información en la página web de Río Miño en Barco o en el correo info@riominoenbarco.com

ALFREDO
ALFREDO
ALFREDO