Nuevo salón de plenos de Tomiño

El Concello de Tomiño está finalizando las obras de reforma del salón de plenos, para hacer de él un espacio accesible y dotado de mejores servicios.

El anterior salón, cuya reforma se afrontó con una partida de 200.000 euros, procedente de la Diputación de Pontevedra (Plan Concellos), no estaba adaptado a personas con discapacidad funcional o movilidad reducida. Únicamente se situaba al nivel de la planta baja la zona de los concejales, estando el resto del salón a un nivel inferior, no accesible a todos los ciudadanos por ninguna de las puertas existentes.

La superficie del salón ronda los 120 metros cuadrados, un tercio, aproximadamente, de la superficie total del Concello, razón por la cual se decidió crear un nuevo acceso directo, desde la Praza do Seixo, aprovechando la existencia de un callejón de servicio sin uso. De este modo, el público que acude a los actos organizados en la plaza, podrá acceder directamente al salón de plenos, que a partir de ahora, se dedicará también a actos culturales, lúdicos, jornadas de formación, etc.

Según explica uno de los arquitectos responsables de la reforma, Perfecto Cendón, “la finalidad de este proyecto era definir las obras de acondicionamiento de la estancia, aprovechando la oportunidad de incorporar el acceso al Concello y salón de plenos desde la plaza, como una unidad de equipamiento, mejorando su relación con el entorno inmediato y dándole un nuevo sentido al callejón de acceso”.

Datos técnicos

El nuevo salón de plenos dispone de un armario longitudinal corrido, integrando en él los pilares de hormigón, y sirviendo cómo soporte para las actividades que se realizarán en el espacio. El techo se levantó y se revistió con un tablero de madera contrachapada, que de la continuidad a la pared este, y reduce la reverberación del local.

La reforma incluyó también la instalación de un nuevo sistema de iluminación y revestimiento con una tarima de madera, del pavimento de la zona de concejales. Al mismo tiempo, se abrieron dos ventanas para iluminación natural en la fachada sur, y dos congostras que permiten el oscurecimiento del salón, en el caso de proyecciones o reportajes fotográficos.