Tomiño mejora la seguridad vial en el municipio

El Concello de Tomiño ha invertido más de 19.000 euros en múltiples acciones destinadas a incrementar la seguridad vial en calles y carreteras del municipio. 

En Goián, se pintó la carretera que va al antiguo embarcadero y también la conocida como “Baixada ao Regatiño” con plazas de aparcamiento. Se hicieron dos badenes de reducción de velocidad y un paso de cebra en la Avenida Ordóñez, en el cruce de los semáforos en la carretera general. También en Goián se pintó y se señalizó la calle Valle Inclán.

En la parroquia de Figueiró se construyeron dos badenes para reducir la velocidad, isletas y se instalaron varias señales de ‘Stop’ en la carretera principal.

En Estás, se crearon isletas, pasos de cebra y plazas de estacionamiento para familiares, en el cementerio. En la calle de la gasolinera vieja fue objeto de una mejora integral, que incluyó la reposición total del pavimento, pintado, señalización y luminarias. Al mismo tiempo, se colocaron dos badenes reductores de velocidad en el vial Camino del Alivio y un paso de cebra sobre-elevado en la calle República Argentina, delante de la entrada del Centro de Salud. En esta misma vía, se pintó zona de carga y descarga y zona amarilla a la altura de la tienda de suministros agrícolas. Se hizo lo mismo en la calle A Guarda, enfrente al bazar chino. En la calle Gondomar, una de las principales arterias del casco urbano, se colocaron separadores de vías a la altura de la tienda de muebles, para una persona ciega que vive allí. En la calle Tui, se pintó un paso de cebra y en la parroquia de Santa María de Tebra, se hizo un badén reductor de velocidad en la carretera que de la entrada a la iglesia.

El concejal responsable de estas actuaciones, Manuel Álvarez, explicó que con estas acciones, que “se mejoró en gran medida a seguridad de peones y del tráfico rodado, no solo en el núcleo urbano, sino también en las diferentes parroquias”.