Tomiño busca soluciones naturales para problemas derivados de las condiciones meteorológicas y sus efectos en los edificios de la villa. Es el caso de las dos escuelas infantiles Galiña Azul con las que cuenta el municipio; una en O Seixo (Tomiño centro) y otra en Goián (segunda parroquia más habitada del Concello), y que suman un centenar de plazas de 0 a 3 años.

En esta última, con la ayuda de una paisajista, el Concello propuso al Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar hacer una plantación de una veintena de árboles, tales como cedros, fotinias y arces; especies que cuando crezcan reducirán notablemente el paso del calor al edificio durante los meses de verano.

Para la colocación de los árboles y de unos toldos el Concello invirtió 12.942,33 euros. “En Goián había un problema de excesivo calor nas aulas e procurouse unha solución ecolóxica que é unha plantación de árbores, amais de colocar uns toldos nas ventás”, explica la concejala de Benestar Social, Igualdade e Educación, Cristina Martínez.

Por otra parte, en la escuela infantil de O Seixo se instaló una pérgola de madera hecha a medida y con techo de metacrilato para crear una zona de abrigo donde los padres puedan esperar a los escolares en épocas de lluvia. En este caso la inversión, que ascendió a 5.971,51 euros, vino a dar solución a un requerimiento de las familias que a partir de la pandemia del Covid-19, se vieron obligadas a mantener una distancia mayor de la entrada del edificio.

En la elección del arbolado, según apunta la paisajista Sinda Davila, para la escuela de Goián se tuvieron en cuenta varias vertientes: la ornamentación del conjunto, el acompañamiento al edificio y dar respuesta a las necesidades de sombra demandadas desde la dirección del centro. Los árboles elegidos por sus características fueron:  Cedrus atlantica, Glauca péndula, Acer platanoides “Globosum”, Photinia x fraseri “Red Robin” y Albizia julibrissin.

«Os cedros acompañan a entrada do edificio antigo nomeado como a casa do médico, pola sua porte, o seu peso e caracter, son árbores maxestuosos, de folla perenne e color azulado, piñas cara arriba, acompañan ademáis en cor ao logotipo da Galiña Azu», comenta.

Plantados en el jardín interior, hay una combinación de arce y albizia, en la zona de más sol para proporcionar sombra de dos formas; una tamizada por las hojas de la  albizia y otra más densa de los arces.