El pasado sábado se presentó en el Mercado de Tomiño, la tercera edición del libro O Siñor Afranio, la obra que narra las memorias del político y líder agrarista Antón Alonso Ríos como huido de las fuerzas sublevadas en 1936, un periplo de más de dos años en el que recorre el sur de Galicia haciéndose pasar por mendigo hasta lograr llegar a Buenos Aires. Publicada por primera vez en 1979 por la Editorial Castrelos de la mano de Xosé María Álvarez Blázquez, fue reeditada por la Editorial A Nosa Terra en el año 1996, encontrándose agotada hasta la elaboración de esta nueva edición realizada por el Concello de Tomiño a cargo de la historiadora Natalia Jorge Pereira.

El emotivo acto tuvo fue también retransmitido en directo por streaming a través de las redes sociales del concello, acompañándolo por este canal familiares y personas allegadas al protagonista desde países como Argentina, Perú, Estados Unidos o Francia. Fue presentado por la alcaldesa de Tomiño, Sandra González, quien estuvo acompañada por Bieito Alonso, responsable de la anterior edición del libro hecha por A Nosa Terra, y por María Ortega, diputada provincial de Patrimonio Material, Memoria Histórica y Normalización Lingüística.

La presentación de la obra supone poner un broche de oro a cuatro años de memoria iniciada con el proceso participativo por el cual el IES de Tomiño pasó a llamarse Antón Alonso Ríos. Vendrían después otros actos como las jornadas en homenaje al maestro desarrolladas en el año 2017, de las cuales se extrajeron importantes contribuciones que estarán presentes en esta nueva edición del libro.

Algunas de ellas son los recuerdos de varios miembros de su familia; las conclusiones extraídas de la mesa redonda celebrada el último día de las jornadas en las que se muestra su dimensión más humana, elaboradas por la periodista Rita Alonso; intervenciones de los historiadores Xosé Manoel Seixas y Xosé Manuel  Malheiro; reflexiones del cineasta Víctor Aparicio, creador del documental O Siñor  Afranio protagonizado por Luis Tosar o un relato de ficción elaborado por el periodista tomiñés José Benito Fernández, afincado en Madrid, entre otras nuevas  aportaciones que complementan la obra original.

“O Afranio non só é un percorrido pola traxectoria vital de Alonso Ríos, é unha reflexión filosófica, antropolóxica e etnográfica dun país que está a piques de sufrir un absoluto traumatismo”, señaló en su intervención Bieito Alonso, quien destacó la importancia fundamental de seguir manteniendo vivo el movimiento memorialista, al igual que destacó la diputada María Ortega, quien agradeció al Concello de Tomiño haber promovido esta reedición sobre “unha figura referente da potencialidade do noso país que temos que recuperar”.

Clave en la historia por ser una de las primeras aportaciones de las memorias de los exiliados de la guerra, O Siñor Afranio es también un periplo por la Galicia rural de la época, un retrato de las valientes y solidarias gentes que arriesgando su vida ayudaron a salvársela la muchas personas. Cómpre destacar o papel das dobremente invisibilizadas, as mulleres loitadoras, coprotagonistas deste libro de fuxidos, porque son elas as que visten, esconden e lle dan de comer a Afranio, as que contribuíron a que hoxe poidamos falar de Alonso Ríos”, declaró la regidora.

Fue especialmente destacable la intervención por videoconferencia desde Argentina de Diego Clemenz Alonso, nieto del protagonista, un momento cargado de emoción en el que aprovechó para mandar agradecimientos y felicitaciones en nombre de toda la familia.

El acto finalizó con la proyección de un vídeo elaborado por el alumnado del IES Antón Alonso Ríos, un momento cargado de emotividad en el que se repasaron las vivencias del líder galleguista a través de ilustraciones elaboradas por los propios alumnos.

Al finalizar fueron repartidos ejemplares del libro entre el público asistente, donde la alcaldesa aprovechó para recordarle a aquellas personas que no pudieran asistir al acto, que pueden solicitar uno en la Casa del Concello. “Queremos que O Siñor Afranio continúe estando nas casas de Tomiño como un tesouro, como sempre foi”, afirmó.