La reconocida chef tomiñesa Toñi Vicente presentó este sábado su primer libro, “A Miña Cociña”, que contó con la colaboración del Concello de Tomiño. La praza do Seixo fue la elegida para celebrar un acto sencillo, pero también emotivo y entrañable, que sirvió también como homenaje especial a sus padres, Delmiro y Antolina, de los que aprendió a amar la cocina de calidad hecha con productos de la zona. En el acto estuvo acompañada por la alcaldesa de Tomiño, Sandra González, el fotógrafo del libro, Xulio Gil, y el editor José Luis Teófilo, de Teófilo Ediciones.

“Toñi é sen dúbida un orgullo para todas e todos nós, unha pioneira en poñerlle á alta cociña rostro de muller, e que aínda alcanzando o máis alto prestixio internacional nunca renegou de Tomiño e sempre o tivo moi presente alí a onde foi”, comenta González.

Antes de comenzar con las recetas, la chef, que consiguió en 1989 la primera estrella Michelín gallega con su restaurante Síbaris, reflexiona sobre sus primeros pasos en la cocina, evocando su feliz infancia marcada por la existencia del restaurante familiar en el que vio cocinar a su madre con gran destreza. “Este libro é unha homenaxe a miña nai, esa muller coa que descubrín os primeiros acubillos e sabores da miña vida”, comenta.

Vicente explica que los pilares de su cocina, “unha cociña próxima e contundente”, son la calidad de la materia prima (carnes, hortalizas, pescados y mariscos) del país y la simplicidad unida a la tradición. “A vangarda está nas inquedanzas, na procura do cociñeiro, na súa imaxinación que, ben expresado, pode ser a arma máis poderosa para crear ilusións…máis é preciso non esquecer a tradición e as raíces. A miña cociña bebe da tradición, pero tamén investiga e crea cousas novas”.

Trayectoria

Toñi Vicente se inicia en la cocina con tan sólo 7 años, de la mano de su madre, junto a sus 5 hermanos y su padre, gran maestro de ceremonias en el restaurante Casa Delmiro. En 1982 inaugura en Vigo el “Síbaris”, con su marido Camilo Pardo. La chef comienza pronto a recoger numerosas distinciones, pero no es hasta 1989, cuando consigue la primera estrella Michelín otorgada a un restaurante gallego. Esta distinción, que más tarde revalidaría en Santiago de Compostela, fue un antes y un después en su fulgurante carrera. Comenzó a preparar cenas y comidas para los presidentes de España, Portugal y Galicia; el Premio Nobel Camilo José Cela; cruceros de lujo y un amplio etcétera.

Entre sus importantes galardones figuran el primer Challenge Européen de la  Gastronomie, viguesa distinguida, la medalla de plata de Galicia y el Premio Nacional de Gastronomía, entre muchos otros. Actualmente está retirada de los fogones y reside de nuevo en Tomiño, hecho que le permitió reunir el tiempo necesario para preparar la publicación de su primer libro de recetas.