CEDIDA

Uno de nuestros lectores nos envía un vídeo en donde se puede ver a un grupo de “arroaces botos” en la entrada del puerto de A Guarda. Fue grabado el pasado jueves por la tarde y los mamíferos no pasaron desapercibidos por las personas que caminaban por el paseo marítimo.

Se trataba de cuatro ejemplares de estos cetáceos que no suelen acercarse a la costa. “Son de mar a dentro, lonxe da costa, pero de vez en cando achéganse o litoral probablemente para comer”, indica Alfredo López, de la CEMMA.

En los últimos días la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños ha recibido varios avistamientos de estos animales entre Cíes y Monteferro. Señalan también que desde hace años las manadas de arroaces son perseguidas y acosadas durante el verano desde que sale el sol hasta que se pone. Sobre todo, cuando frecuentan los principales puertos deportivos de Galicia, como el de Baiona, Combarro, Sanxenxo y Portonovo. “Se ben temos constancia do bo facer de moitos navegantes, que cando detectan a presenza de cetáceos son respectuosos coa lexislación vixente e mesmo dan aviso á CEMMA para levar o rexistro destas especies, ocasionalmente motos acuáticas e embarcacións deportivas persisten no acoso ás mandas”.

Advierten también desde la CEMMA que algunos marineros arremeten habitualmente contra ellos calificándolos de «plaga». “Esta visión, ademáis de falsa, está totalmente distorsionada por uns intereses particulares sen motivo para esas conclusións”.

Hay que tener en cuenta que los arroaces fueron tradicionalmente masacrados en toda la costa y que anualmente mueren más de 70 de ejemplares de esta especie en toda Galicia “por causa das actividades pesqueiras”. Además, los arroaces de nuestras costas son los más contaminados de toda Europa y esta situación afecta a su salud. “Polo que os mesmos cetáceos teñen o seu dereito a reclamar a minimización ou o cese dos impactos humanos sobre as súas poboacións”, explican.

El régimen de protección de los arroaces los cataloga cómo vulnerables por lo que se establecen medidas de protección de los cetáceos. La legislación establece prohibiciones expresas en el caso de natación, acoso y molestias deliberadas, lo que está sujetos a multas.

Para evitar esta problemática, lo más importante es la divulgación y la educación ambiental, pues sólo desde una posición de respeto puede darse un acercamiento al medio marino y a la convivencia. Sólo los casos más acuciantes deben ser puestos en manos de las fuerzas de la orden y denunciados, entre ellos, la persecución, acoso y natación con cetáceos, por lo que se recomienda la denuncia en el 062 directamente.