Un guardés y un rosaleiro forman el primer equipo de Galicia en la Liga Nacional de Robótica de Competición

Dos ‘makers’ de O Baixo Miño, apasionados de la robótica y las nuevas
tecnologías, fueron invitados a participar en la próxima edición de la Liga Nacional de Robótica de Competición (LNRC). 

Manuel y Alejandro decidieron comenzar a hacerlos sus propios instrumentos y poco a poco fueron adquiriendo conocimientos, yendo a competiciones de robótica amateur, etc. Por todo ello están invitados a participar en la Liga Nacional de Robótica de Competición.

Su equipo se llama OPRobots. Manuel Rodríguez Vicente, vecino de A Guarda, es uno d los componentes del equipo. Se encarga del hardware de los robots y de elegir cuidadosamente todos los componentes electrónicos y los chasis de sus creaciones, primero diseñándolos para después hacerlos realidad con su impresora 3D. Su compañero es Alejandro Santos Estévez, vecino de Eiras (O Rosal), es el encargado del software que controla los movimientos y decisiones del robot. Creando algoritmos capaces de resolver laberintos, o sistemas de control que hagan al robot lo mas estable posible en la pista.

OPRobots comenzará a competir este año en la Liga Nacional, en categoría profesional, compitiendo en carreras de siguelíneas, robots de mini-sumo y robots humanoides. Pero para ello, este equipo gallego deberá crear un robot para cada una de las
categorías, antes del comienzo de la competición. Estos increíbles robots, son capaces de ir a 5m/s sobre una línea negra sin salirse, adelantar a los rivales, y frenar en las
curvas de manera completamente autónoma, sin ningún tipo de control sobre ellos. También luchan entre ellos para conseguir sacar al contrincante del tatami, en la categoría de mini-sumo, o para lograr tumbar al rival en un combate de boxeo, en la categoría de humanoides.

Estas competiciones se hacen por diferentes lugares de España, al ancho de todo
el año. Actualmente existen cuatro equipos de diferentes comunidades autónomas,
compitiendo en la liga. Pero esta es la primera vez que un equipo gallego va a participar en la prestigiosa Liga Nacional.