guardia civil
RUBENS // Imagen de archivo de una patrulla de la Guardia Civil.

Agentes de la Guardia Civil han hallado muerta en su vivienda de Baiona a una anciana de 82 años. El cuerpo sin vida de la octogenaria podría llevar entre tres y cuatro días fallecida y según el Instituto Armado no presenta signos de violencia.

Los hechos ocurrieron este pasado lunes, a las 23:00 horas, en el 3ª A del número 10 de la Urbanización Vista Real de la Avenida Monterreal. Los vecinos de la zona llevaban varios días sin ver a la mujer, por lo que llamaron a la Guardia Civil que desplazó hasta el lugar una patrulla. Los agentes entraron en la vivienda y hallaron a la anciana muerta. También comprobaron que en el domicilio vivía un hijo, el cual, no era consciente de lo sucedido y pese a su fallecimiento seguía conviviendo con ella.

A las dos de la madrugada se produjo el levantamiento del cadáver y su posterior traslado al Nicolás Peña de Vigo para practicarle la autopsia, aunque se cree que la muerte podría haberse producido por causas naturales. Asimismo, el hijo de la anciana será reconocido por un forense.

Los vecinos del lugar aún seguían conmocionados esta tarde con lo sucedido, “yo aún no lo he asimilado. Como puede convivir una persona durante tres días con su madre muerta y no inmutarse, no lo entiendo” relataba una vecina.

Lo sucedido ayer en Baiona era hoy tema de conversación en las calles y en los bares de la Villa marinera que no sale de su asombro.