Un reto solidario por el alzhéimer

David Solla es un joven triatleta de Tui de 30 años que ha decidido poner en marcha un reto solidario. Su pasión como deportista el triatlón, un motivo, su abuela que fue diagnosticada de alzhéimer hace casi seis años. 

David reside desde hace seis años en Madrid y el pasado domingo estrenó en una carrera celebrada en Villanueva de la Cañada (Madrid) la equipación que lucirá durante todo este año sin ningún tipo de patrocinio, únicamente con el logotipo de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer y otras demencias de Galicia (Afaga). Esta asociación, con sede en Vigo, nació en el año 1994 fruto del interés de un grupo de familiares a raíz de la desorientación que existía.

– David, ¿en qué consiste este reto solidario?

“Tenía pensado hacer mi temporada como siempre en triatlón, pero este año se me ocurrió hacerlo con un fin solidario, recaudar dinero por una enfermedad que también afecta a mi familia, el alzhéimer.”

-¿Cómo se recauda el dinero y a dónde va destinado?

“Las personas interesadas en participar pueden hacerlo a través de la web www.migranodearena.org . Tienen todo el año 2017 para hacerlo. Al final, todo lo que consigamos irá para la asociación y el objetivo es llegar a los 6.000 euros, por decir una cifra, si es más mejor. Afaga necesita dinero, por ejemplo, para reparar una furgoneta. Las donaciones irán destinadas directamente a ellos, sin más intermediarios.”

-¿Su abuela forma parte del programa de Afaga?

“Hace más de 5 años que le diagnosticaron a mi abuela el alzhéimer. Ahora tiene 88 años y no tiene nada que ver con la asociación de Afaga. Ella está en un centro de día en Tomiño. Aunque existe un centro de Afaga cerca de su casa, mi abuela ya no está en condiciones porque tiene muy poca movilidad”.

-¿Por qué el triatlón y no otro deporte?

“Hice deporte toda mi vida. Hace casi tres años me encontré con el triatlón, un deporte que es mi pasión porque lo complementa todo”.

-¿Es un deporte caro?

“La verdad es que es un deporte que tiene muchos gastos. Lo más caro son la bici y los complementos necesarios para hacer triatlón, pero también las inscripciones. En ocasiones los que organizan las carreras ponen unos precios un tanto desorbitados”.

-¿Por dónde acostumbras a entrenar y cuánto tiempo dedicas a ello?

“Vivo en Madrid desde hace seis años por trabajo, pero entreno también en Galicia. Tui  y alrededores es una gran zona para entrenar, por su belleza y clima. No puedo decir lo mismo de Madrid, ya que tanto en invierno como en verano es más complicado entrenar por las bajas y altas temperaturas, además de otra gran diferencia, el tráfico. A pesar de ello salgo a entrenar todos los días para lograr mi principal objetivo este año. Llevo una preparación específica para participar en un Ironman que se basa desde 12 horas semanales hasta un total de 20. Compaginarlo con mi vida laboral es bastante complicado”.

-¿Algún sueño que perseguir?

“A nivel deportivo tratar de acabar el North West Triman en distancia Ironman que se celebrará el próximo 25 de junio en As Pontes (A Coruña). Tendré que completar 4 kilómetros nadando, 180 kilómetros en bici y una maratón de 42 km. Y respecto a mi reto solidario, recaudar lo máximo posible para esta asociación viguesa sin ánimo de lucro.”

¿Qué dirías sobre el alzhéimer?

“Es una enfermedad bastante complicada porque se llega a un punto en cual no se reconoce a nadie. Como suele ser habitual en esta enfermedad, muestran una actitud agresiva con berrinches e insultos. Lo bueno es que también tiene sus momentos de felicidad. Lo peor es que mi abuela ya no me reconoce, ni tampoco a sus propios hijos. Esto llega a ser frustrante para toda la familia. Se puede decir que practico triatlón por una buena causa olvidada para muchos. Con el alzhéimer me siento especialmente involucrado porque he vivido y he visto cómo afecta al entorno cercano de la persona que padece esta enfermedad. Por todo ello, este reto me proporciona una motivación extra”.

En la web www.migranodearena.org se puede encontrar el reto solidario del tudense David Solla y el lema “Corriendo no me olvido”.