ALFREDO

Una vez más el curro de Mougás (Oia) no defraudó. Fiel a su cita, cada segundo domingo de junio, y después de celebrarse con gran éxito el de sus vecinos de A Valga y Torroña, la rapa das bestas más famosa del sur de Pontevedra reunió a unos 350 caballos y 100 potros.

Centenares de personas no se han querido perder el espectáculo etnográfico más antiguo de Galicia en una jornada dominical marcada por las altas temperatura. Los ganaderos se concentraron a primera hora de la mañana en los montes de Oia y Baiona. Tras toda una jornada matinal de búsqueda de los equinos criados en libertad en las sierras de O Galiñeiro y A Groba, las burras o garranos comenzaron a entrar en el recinto en torno al mediodía.

Pasadas las cinco de la tarde, los criadores, lazo en mano, entraron en el curro para coger las “burras” que después desparasitan, les cortan las crines y las marcan a fuego. A los potros, además de marcarlos, se le implantan un chip. Tras todo este ritual, son devueltos a los montes de A Groba donde viven todo el año en libertad.

El próximo curro será en Morgadáns, Gondomar, el tercer fin de semana de junio.

« de 57 »