25 años de prisión para un vecino de Goián que mató a tiros a cuatro miembros de su familia
FOTO RUBENS // El turismo que usó para darse a la fuga en el lugar del accidente.

Un hombre de nacionalidad portuguesa disparó el pasado 28 de abril del año pasado a cuatro personas en una cafetería de Povoa de Varzim (Portugal).

Los juzgados portugueses condenaron con 25 años de prisión a un vecino de Goián, aunque de nacionalidad lusa, que hace un año desencadenó una tragedia en una cafetería Póvoa de Varzim (Portugal), en la que mató a tiros a cuatro miembros de la familia de su ex-mujer.

El condenado disparó contra su ex-mujer, los suegros y un hijastro por supuestas desavenencias económicas después del divorcio.

El hombre, de 43 años, confesó que el 28 de abril del año pasado entró en el bar que regentaba su anterior familia política y una vez allí comenzó a disparar. No dijo palabra ninguna. Con una pistola y con un revólver mató a la que fue su mujer, un hijastro y sus suegros. En el lugar aparecieron rastros de hasta 20 disparos. El hijo que había tenido con la difunta, de 16 años, consiguió huir y pedir ayuda. Su otra hija, de diez años, se encontraba en el colegio.

Después de matar a cuatro personas, el hombre salió a toda velocidad del lugar en un turismo marca Mercedes, en dirección a Galicia. Pero cuando se disponía ya prácticamente a cruzar la frontera tuvo un accidente de tráfico en Valença, donde fue detenido y desarmado por los agentes de la GNR portuguesa.

El tribunal lo condena ahora por cuatro homicidios agravados, tres delitos de amenazas y posesión ilícita de armas.