El Concello de Nigrán participó este domingo por cuarto año consecutivo en la décima jornada de limpieza simultánea de playas en toda Galicia capitaneada por la asociación ecologista Adega.

Así, una treintena de personas (divididas en grupos de 10, o de convivientes, por protocolo sanitario) retiraron cerca de 50 kilos de basura de las calas que rodean Lourido, fundamentalmente pequeños trozos de plástico. Mayoritariamente se recogieron cachos de botellas de agua, de aperos de pesca, latas… Aunque la mayoría eran plásticos tan pequeños y deteriorados que no se reconocía su origen.  Esta fue la primera ocasión en la que se intervino en estas calas accesibles con marea baja y en las que, precisamente, la limpieza mecánica es imposible.

Las limpiezas de playas son actos simbólicos, en los que no se debe ver al voluntariado como mano de obra barata para dejar limpios los arenales. Son actividades de concienciación y educación ambiental que permiten que la ciudadanía conozca la problemática de los residuos marinos, su origen y los impactos que causan, así como evaluar cuáles son las medidas que cada uno de nosotros puede desarrollar para minimizar este problema.

Tapones, bolsas, trozos de redes o de cuerdas de nailon, son ejemplos de restos de origen plástico que al otro lado de su impacto visual suponen un peligro para la fauna y la flora marina e incluso representarían, por su transferencia trófica, un riesgo para los seres humanos.

El Concello de Nigrán, como ya viene haciendo con el ‘Proyecto Ríos’ de Adega, quiere concienciar también sobre la importancia de los valores de nuestra costa, la problemática de la contaminación marina y de las algas invasoras o la alteración del ecosistema, así como promover las medidas que cada ciudadano puede llevar a cabo para minimizar estos impactos.